FRIDAY FUN: Mapas que no te ayudan a llegar a tu destino... ¿o si?

El uso más extendido para los mapas, sin duda, es el de ubicarnos en un plano. Sin embargo, éste no es su única razón de ser; más aún, con el avance tecnológico, los mapas especializados han llegado a una mayor cantidad de personas, sin que estas acostumbren a usar mapas para su desarrollo profesional.

Quizá el más popular es Google Maps que, entre sus funciones, nos ofrece vistas a nivel de calle (Street View), medición de distancias, estado del tráfico, propuesta de rutas, generación de mapas propios e, incluso, un historial de ubicaciones generado por el GPS de los móviles con sistema Android que te dice dónde estuviste, cuál fue tu ruta y tu medio de transporte.

Pero este mapa no es el único que te podría mantener horas “visitando” diferentes lugares del mundo.

¿Qué tal la herramienta RepuBikla?, en el que los usuarios crean los datos que se integran en el flujo continuo a los mapas de, por ejemplo, rutas amigables para ciclistas o zonas peligrosas para peatones y ciclistas; incluso cuentan con un mapa que expone los comercios “biciamigables” en México. Últimamente esta herramienta se ha utilizado para hacer un mapeo de los hechos de tránsito que involucran a peatones y ciclistas; información que puede ser de gran utilidad para la planeación de políticas públicas en la Ciudad de México. Puedes revisar todos sus mapas aquí.


Repubikla

 

O esta página que con un diseño sencillo e intuitivo nos permite comparar el verdadero tamaño de los países; ¿sabías que Texas tiene, prácticamente, el mismo tamaño que Colombia?

Al hacer el experimento se muestra el área en kilómetros y millas cuadradas, así como un país con proporciones parecidas.


Comparación del tamaño real de Texas con el de Colombia.

También existen opciones que, además de entretenernos por horas, nos ayudan a generar conciencia de algunos riesgos que podrían modificar la vida en la tierra como la conocemos actualmente.

El primero es un mapa que nos permite “jugar” con diferentes parámetros para saber qué le sucedería a las costas de todo el mundo si no hacemos algo para evitar el cambio climático.

Nos muestra de manera sencilla que, por ejemplo, la isla de Manhattan en Nueva York, podría quedar reducida a la mitad en el año 2100 si no se realizan acciones contra el cambio climático.


Estimación del aumento en el nivel del mar a 2100 en Nueva York sin políticas contra el cambio climático.

La segunda página nos permite entender un poco más los efectos del arsenal nuclear que existe en el mundo; contiene una serie de variables con las que se puede modificar desde el viento, hasta la altura a la que explotaría la supuesta bomba. Si quieres conocer qué hubiera sucedido si la primera bomba atómica hubiera explotado en tu ciudad, sólo entra aquí.


Radio de destrucción en la CDMX de una bomba nuclear idéntica a la lanzada en Hiroshima durante la II Guerra Mundial.

Si de plano ya recorriste el mundo, qué tal ver el universo de Star Wars o muchísimos mapas más por acá.

Por hoy, me despido que aún hay mucho por conocer sin levantarme del escritorio.

 

*Foto principal: Christina Jenkins | Flickr