Nos movemos poco y lento

Deseo resaltar un par de datos: la Encuesta de Movilidad realizada por el Distrito revela que los bogotanos aún viajamos poco y que perdemos mucho tiempo en nuestros desplazamientos.

La tasa general de viajes diarios es 2.2 por persona. En Santiago (2013) se realizaron 2.78, y en el Reino Unido (2014), cerca de 3 viajes por persona por día. El número de viajes es un indicador de acceso y actividad y hacer pocos viajes es una muestra de falta de oportunidades y de baja dinámica laboral, educativa, recreativa, cultural y social.

Por otro lado, nuestros viajes son excesivamente demorados: 56 minutos por viaje, casi el doble del promedio de 30 minutos considerado ‘adecuado’. Tal vez por eso vamos menos al parque, a visitar familiares y amigos, a comer fuera, al cine o a jugar micro.

Esos 56 minutos representan 616 horas al año, es decir, ¡26 días completos! Pasamos mucho más tiempo viajando al trabajo que en vacaciones.

La pérdida económica, de productividad y calidad de vida es inmensa. Con sólo el ‘excedente’ de 26 minutos por viaje, el acumulado anual es 278 millones de jornadas laborales de 8 horas: equivale a $5.97 billones con el salario mínimo diario ($21 mil 478, equivalente a 6.66 dólares) como estimador económico del tiempo de viaje. Así, perdemos cerca del 3% del producto interno bruto en el trancón (embotellamiento).

Por esto la mejora de la movilidad es clave. Mejorar las condiciones de acceso, especialmente al mercado laboral, debe ser una prioridad del próximo gobierno.

Esto implica atacar lo urgente: servicio de TransMilenio y SITP zonal; y atender lo importante: la circulación del tráfico general con medidas de mejora de flujo, mantenimiento de infraestructura y gestión de la demanda.

*Publicado originalmente en El Tiempo.

*Foto: Claudio Olivares Medina/Flickr