Serie Óptimo | Transformando realidades a partir de la movilidad corporativa

Serie Óptimo: En esta serie hablaremos de diversos modelos de movilidad empresarial alrededor del mundo y, especialmente, en América Latina para conocer lo que hacen otras ciudades para mejorar la movilidad de sus trabajadores. || En esta entrega profundizaremos en el trabajo realizado por el gigante de tecnología Microsoft en cuanto a movilidad corporativa.

Por Priscila Kichler Pacheco

La tarea de mejorar la movilidad va más allá del poder público: es cada uno de nosotros y también pasa por las empresas. Responsables de los desplazamientos diarios de miles de personas, las compañías tienen el potencial de transformar la movilidad en los centros urbanos para promover cambios de patrones en sus empleados. La movilidad corporativa se enfoca en buscar modificaciones que se puedan aplicar en el ámbito de los negocios para racionalizar el uso del automóvil y fomentar opciones de transporte más sostenibles.

Prueba del éxito de estas estrategias es Microsoft. Con 65 mil empleados –un equipo de trabajo con más gente que muchas ciudades– esta empresa ha desarrollado y aplicado una serie de medidas de gestión de la demanda y cambiado radicalmente la forma en que las personas acuden a sus lugares de trabajo.

Jeff Aumell, Gerente de Transporte de esta empresa estadounidense durante diez años, participó en el Seminario de Movilidad Empresarial en São Paulo y habló con el equipo de TheCityFix Brasil sobre el plan de movilidad corporativa de la compañía. A lo largo de su gestión, Jeff consiguió reducir el número de empleados que conducían solos a trabajar de 75% a 58%. “Uno de los indicadores que utilizamos para medir nuestro éxito es, precisamente, el índice de vehículos con un solo ocupante. Para considerar el plan como exitoso en términos de movilidad, este índice debe ser menor al 60%”.

Uno de los frentes para reducir la proporción de personas que viajaron solos fue la implementación de un programa de coche compartido. En Microsoft, las personas que ofrecen compartir su auto cuentan con una de las tres mil plazas de estacionamiento asegurada, una ventaja que ha atraído a 2 mil 700 empleados que ofrecen compartir su auto con colegas. “Nuestro programa de uso compartido del coche es uno de los mayores éxitos entre las medidas que hemos implementado. Además de los beneficios más obvios, como reducir el número de coches, la medida une a las personas que, a pesar de trabajar en la misma empresa, a veces no se conocen”, dijo Jeff, quien tiene 20 años de experiencia en la movilidad empresarial.


Jeff durante el seminario en São Paulo (Foto: Mariana Gil/WRI Brasil Cidades Sustentáveis)

Las medidas de gestión de la demanda de viajes tienen una influencia directa en el bienestar de los empleados, ya que contribuyen a reducir el tiempo perdido en el tráfico y el estrés provocado por los traslados diarios. Y pueden –y deben– incluir políticas de incentivos en todos los modos. Con el plan de movilidad corporativa, el equipo de Microsoft registró un aumento del 25% al ​​42% en la implementación de opciones sostenibles para los traslados casa-trabajo como uso de bicicletas, autobuses, uso compartido del coche, caminar, furgonetas y teletrabajo. La inversión valió la pena, y el número empleados que apoyan estas alternativas ha aumentado en un 85%.

“El trabajo de movilidad en Microsoft consiste en crear las condiciones para el cambio de hábitos de los empleados. Debemos ofrecer beneficios y privilegios para los que optan por el transporte sostenible y demostrar que este enfoque es reconocido por la empresa”, comentó Jeff. Así, junto al programa de coche compartido, hay incentivos para el uso de la bicicleta y el transporte público. Los ciclistas se benefician de biciestacionamientos con casilleros para guardar los cascos y otros accesorios, vestuarios con duchas y toallas disponibles, así como un vehículo con capacidad para 16 bicicletas que ayudan en el transporte cuando sea necesario. Los empleados también tienen a su disposición 76 “conectores” –autobuses exclusivos que sirven a más de 6 mil personas en 22 rutas, que hacen 210 viajes diarios– y 280 camionetas que sirven a mil 670 personas.


Oficinas de Microsoft: áreas verdes y espacio para las personas (Foto: camknows/Flickr)


(Foto: camknows/Flickr)

El costo de la inversión en tantos cambios es alto, pero Jeff garantiza que el balance es positivo: “Considerando la relación costo-beneficio, la empresa gana. No queremos construir más estacionamientos. Queremos, mejor, más biciestacionamientos, más espacio para las personas. Son medidas que sólo traen beneficios –para la calidad de vida de los empleados y para la productividad y el medio ambiente–“. Para el futuro, entre otros proyectos, Microsoft planea crear su propio programa para compartir bicicletas. “La idea es no parar, no creer que ‘ahora es bueno’. Queremos seguir creando e implementando nuevos programas para mejorar aún más la movilidad, porque sabemos que estos cambios son positivos y vamos por el buen camino”, concluyó Jeff.

 

*Foto principal: Divulgação