Especialistas en infraestructura ciclista presentan proyectos para ciudades mexicanas

Yanet Lezama, del grupo ciclista Saca la Bici, de Querétaro, y Clara Badillo, consultora del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés), expusieron sus ideas para fomentar más y mejores ciclovías

La infraestructura ciclista en las ciudades mexicanas debe ser coherente, directa, atractiva, segura y cómoda, y debe socializarse con los grupos ciudadanos interesados en participar en ella, coincidieron activistas en favor de la bicicleta durante el panel Infraestructura y Presupuesto para la Movilidad No Motorizada, que se desarrolló en el XI Congreso Internacional de Ciudades y Transporte, organizado por el Centro de Transporte Sustentable (CTS) EMBARQ México.

Yanet Lezama, del grupo ciclista Saca la Bici, de Querétaro, y Clara Badillo, consultora del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés), expusieron sus trabajos relacionados con el fomento a la infraestructura para bicicletas en ciudades mexicanas.

Lezama, quien también es investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), presentó su propuesta de una red de ciclovías para la capital queretana, con base en estudios, mediciones y estrategias de participación ciudadana desarrollada como parte de un trabajo sobre diseño urbano en ciudades patrimoniales de México.

El proyecto busca crear 323 kilómetros de ciclovías, ciclocarriles, carriles bus bici y carriles compartidos para el centro histórico de Querétaro.

Para ella, la infraestructura para ciclistas debe incluir semáforos, biciestacionamientos y bicicletas públicas y debe ser coherente, directa, atractiva, segura y cómoda para el usuario.

Por su parte, Clara Badillo, del ITDP, identificó que en los municipios mexicanos, la falta de recursos para desarrollar infraestructura ciclista se debe a un círculo vicioso fomentado por una normatividad que no deja margen de acción a los municipios, intereses políticos inestables y la dependencia de los gobiernos municipales de los fondos federales.

Su investigación, que forma parte de su maestría, se basó en la recopilación de información de campo en las ciudades de México, Guadalajara y Monterrey, las tres más grandes del país.

Para solucionar ese problema, Badillo aseguró que se deben fortalecer a los gobiernos locales, que son los que se deben ocupar de la infraestructura para la movilidad no motorizada, con corresponsabilidad entre la sociedad civil, la iniciativa privada y los otros niveles de gobierno.

Además, dijo es necesario fomentar la coordinación intermunicipal para planear de manera conjunta, pues actualmente, debido a las facultades legales establecidas, los municipios se aíslan y no colaboran entre sí para interconectar sus sistemas de transporte.

Finalmente, dijo que se debe buscar un modelo de financiamiento en el que los municipios generen sus propios recursos y no dependan de los fondos federales porque es complicado que éstos bajen desde los niveles superiores de gobierno, y reforzar la capacidad técnica para que los gobiernos municipales puedan elaborar por su propia cuenta los proyectos ejecutivos de la infraestructura que desean y poder tener acceso a los recursos públicos que los financien.

“Es un círculo vicioso difícil de resolver, pero es importante tenerlo en cuenta para ir avanzando en solucionarlo”, dijo la especialista.