Exalcalde de Portland comparte su experiencia sobre cómo hizo sustentable su ciudad

Sam Adams, exalcalde de Portland, Oregon, relató su experiencia en la transformación de su ciudad, que estaba calificada como una de las más corruptas y más contaminadas de Estados Unidos, en una capital sustentable y con altos niveles de competitividad.

En el marco del XI Congreso Internacional Ciudades y Transporte, organizado por el Centro de Transporte Sustentable (CTS) EMBARQ México, Adams detalló en la conferencia magistral Hacia la Ciudad Sustentable. Caso Portland, cómo cuando llegó a ocupar el cargo de alcalde conjuntó en una misma oficina las direcciones de Planeación y Sustentabilidad, para que todas las políticas públicas de su gobierno tuvieran un enfoque de sustentabilidad, bajo el nombre de Plan Portland.

“Quería que no este trabajo estratégico estuviera unido en el nivel central con la sustentabilidad y ya teniendo las metas, unimos dos departamentos para convertimos en la Oficina de Sustentabilidad y Planeación y así las cosas funcionaron de una mejor manera”, dijo.

Al igual que la sustentabilidad, el concepto de igualdad también fue incluido en todas las políticas públicas del gobierno de Adams, pues en Portland existían severas desigualdades por la raza, la geografía o la economía.

Así, todas las decisiones que se tomaran en el gobierno local estarían encaminadas a lograr los objetivos del Plan Portland, que eran prosperidad, educación, salud e igualdad, que además estarían tomadas en conjunto con la sociedad civil y las empresas.

“El Plan Portland supuso una alienación con el sector privado, laboral y con la comunidad de las ONGs, de las que incluso había una dedicada a lograr prosperidad económica”, dijo Adams.

El ex alcalde detalló que como no todas las oficinas de gobierno dependen del ayuntamiento, lo que hizo fue acordar trabajos conjuntos con las otras entidades para que, aunque legalmente no tienen relación, sí encaminaran sus esfuerzos hacia los mismos objetivos y supieran que todos estaban caminando hacia la misma meta.

Una vez que ya estaban alineados los objetivos y se habían hecho alianzas con otras entidades, se procedió a crear los planes de gobierno, que tenían que ver con el crecimiento económico de la ciudad y un Plan de Acción Climática para que esa prosperidad se lograra, pero mitigando las emisiones que provocan el calentamiento global.

“La estrategia del cambio económico está integrada con las industrias que tienen una ventaja competitiva frente a los negocios de todo el mundo porque promovemos estas industrias cada vez que viajamos al exterior, pero las promovemos como industrias con un software abierto y tecnología limpia”, añadió.

Sam Adams aseguró que si el plan de desarrollo económico se basa en el de acción climática, “no sólo se mejoran los servicios y se brindan oportunidades a los negocios, sino que también ayuda de manera importante al sector privado a producir dinero mientras van limpiando el aire y previniendo las acciones de cambio climático”.

Adams reconoció que el cambio hacia la sustentabilidad duró varias décadas en Portland, pues en los años 60 era reconocida como la ciudad más corrupta y más contaminada de Estados Unidos, pero en un trabajo conjunto de políticas públicas y asociaciones privadas, se logró salir adelante.