La respuesta a la movilidad está en los datos abiertos

En distintos espacios dentro del XI Congreso Internacional de Ciudades y Transporte se han comentado los enormes beneficios de las encuestas origen-destino para la planeación urbana, sin embargo un gran problema es el costo que implica realizarlas.

En el panel “Datos abiertos y tecnología de la información en el transporte público” un grupo de expertos platicó sus experiencias en el uso de datos abiertos para mapear rutas de transporte público que permitan optimizar los traslados en grandes ciudades como Nairobi, El Cairo y Ciudad de México.

“Imaginen que están encerrados en un cuarto con una computadora y que la única forma de salir de ahí sea solucionando el problema de la movilidad en la Ciudad de México”, así empezó su ponencia Humberto Fuentes del Laboratorio para la Ciudad de México, un centro de experimentación con el objetivo de minimizar los riesgos en las decisiones de políticas públicas.

¿Cómo hacer eficiente el caótico transporte público de la ciudad al tiempo que ofreces a los usuarios aplicaciones que les permitan conocer rutas y lapsos de tiempo de los diferentes modos de transporte?

De acuerdo con Diego Canales, representante de WRI y moderador de este panel, en México 49% de la población tiene acceso a internet y 39% tiene un teléfono inteligente.

Con base en esto, Tatiana Peralta-Quiros de Banco Mundial aseguró que el reto que enfrentan las urbes es “asegurar que las clases más bajas tengan acceso al transporte público” y agregó que la tecnología y el uso de datos ayudan a maximizar el impacto.

En su participación, Harvey Scorcia de CAF Colombia, aseguró que lo que hace falta es “conseguir información de demanda para que los reguladores y proveedores la utilicen”.

Por su parte, Jorge Díaz de la Red México Abierto –portal gubernamental– afirmó que ya existe una política nacional de datos abiertos, mismos que se pueden revisar en datos.gob.mx y comentó que el objetivo es “entender cómo la tecnología puede ser un aliado entre sociedad y gobierno.

Gabriela Alarcón, representando al Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), dijo que “abrir información sería muy útil para la sociedad civil”.

Los participantes comentaron que la Especificación General de Feeds de Transporte Público (GTFS por sus siglas en inglés) –que unifica un formato común para horarios e información geográfica de transporte público– es un excelente aliado para lograr la recopilación de datos.

Por último, los panelistas concordaron en la necesidad de involucrar a los usuarios de transporte público en la recopilación de datos mediante distintas estrategias como una aplicación que, mediante juegos, permite recolectar las rutas de transporte público.