Compartiendo calles equitativamente

Unos conos naranjas cierran una vuelta continua en la parte trasera del World Trade Center de la Ciudad de México. En segundos, peatones comienzan a ocupar ese espacio ganado al coche. Los automovilistas se adaptan al cierre y continúan su camino dando vuelta un par de metros más adelante.

Más conos empiezan a extender el espacio peatonal después de un análisis in situ en las inmediaciones del WTC. Y los caminantes de la zona se apropian de ese espacio seguro, resguardado por las plásticas piezas de colores llamativos.

Así fue la intervención CAMINA, parte de las actividades del XI Congreso Internacional de Ciudades y Transporte, organizada por ITDP en la que los talleristas guiados por Yazmín Viramontes y su equipo analizaron los flujos de autos y personas, así como las zonas conflictivas y las que ponían en riesgo a los peatones para, después, colocar una serie de conos que, de manera temporal, reacomodaran el espacio público a favor del peatón.

Los participantes discutieron desde dónde poner un cono hasta la viabilidad de cerrar carriles o calles enteras; se debatió la posibilidad de aumentar los ángulos de giro y, durante más de media hora, se observó el nuevo flujo vehicular, ciclista y peatonal de la zona.

De acuerdo con Viramontes, este tipo de acciones no están hechas para proponer una única solución, sino que lo que se busca es bajar las ideas en papel a la calle, revisando su viabilidad y, en su caso, corrigiendo algunas posiciones. Esta acción ya se ha realizado en otras zonas de la Ciudad de México como la céntrica colonia Doctores o la zona conocida como Nuevo Polanco al poniente de la capital.