Una norma que salva vidas

Urgen a que SEDATU comience proceso para la conformación de un comité que cree normatividad sobre calles y banquetas, como parte de la Reforma Urbana

En el país, hace falta una Norma Oficial Mexicana (NOM) que regule cómo debe ser la infraestructura dedicada a la movilidad en las ciudades y establezca los parámetros que deben tener las banquetas y el equipamiento para peatones, con el fin de homologar el diseño y evitar que los cambios en los gobiernos modifiquen la forma en que se hacen calles, coincidieron funcionarios y expertos.

En la conferencia #NOMBANQUETAS ¿Cómo hacer una Norma Oficial Mexicana de Movilidad? del XI Congreso Internacional de Ciudades y Transporte, Alejandro Morales, asesor de la Estrategia de Movilidad Urbana Sustentable de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU); Adán Domínguez, regidor del ayuntamiento de Puebla, y Salvador Saavedra, representante de la empresa Entorno Industrial, afirmaron que las normas vigentes en materia de transporte han excluido a los peatones y ciclistas del diseño de las calles.

Por ello, afirmaron que es urgente que la SEDATU inicie los trámites para convocar a la instalación del Comité Consultivo Nacional de Normalización, que le dé las atribuciones necesarias para comenzar un proceso de creación de NOM sobre movilidad.

“Hay una necesidad de una norma sobre banquetas, porque en las ciudades, uno de los mayores problemas son sus gobernantes, porque cada que llega un gobernante, tiene ocurrencias distintas y hace banquetas de manera diferente. Ése es el problema de las ciudades mexicanas”, dijo Domínguez.

Alejandro Morales dijo que además se necesita una participación constante de los ciudadanos para presionar a la Secretaría de Economía a que se instale dicho comité y se pueda dar paso a una norma que regule cómo deben ser las calles pensadas para todos sus usuarios, como parte de la Reforma Urbana, que dará prioridad a la movilidad sustentable.

Adan Domínguez opinó que la Sedatu debe organizar foros en los que se vayan recopilando ideas sobre los que debe contener una norma y un manual en la materia.

El regidor del ayuntamiento de Puebla informó que como un esfuerzo en el gobierno local al que pertenece, ya se creó una Norma Técnica de Diseño e Imagen Urbana, con la que se establecen lineamientos de cómo debe ser la infraestructura peatonal, ciclista y vehicular, así como los cruces, los dispositivos de control de tránsito, las dimensiones de las vialidades según su uso e incluso en arbolado que debe ir en cada tipo de calle.

Además, en Puebla también ya se determinó que los puentes peatonales serán aceptados únicamente en vialidades de altas velocidades, como el Periférico Ecológico o la Autopista México-Puebla, mientras que en vialidades del interior de la ciudad, los puentes serán sustituidos por pasos a nivel de calle, para dar accesibilidad a todos los usuarios.

Esta norma será aplicada en el municipio poblano a partir de enero, a pesar de que cuenta con limitaciones por la interferencia con normativas federales, relacionadas con telecomunicaciones, para colocar casetas telefónicas, o instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad, debido a que esta infraestructura se rige con normas federales y es difícil conciliar con quienes la instalan para que no estorbe el paso de las personas en las banquetas.

Domínguez dijo que hace falta diferenciar entre las normas de vialidades que tiene la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que describe características para carreteras y no para vías urbanas.

Otra limitación es que los desarrolladores de vivienda social no están obligados actualmente a que las banquetas en los fraccionamientos que construyen no tienen parámetros mínimos para el tránsito seguro de personas.

Por su parte, Alejandro Morales, de la SEDATU, dijo que en el camino para construir una norma, la dependencia federal ya inició con la elaboración de un manual de diseño de calles, que podría estar listo en 2016, que tome en cuenta los entornos diversos de las calles mexicanas, para que todas tengan estándares mínimos.

Explicó que debido a lo tardado que puede ser la creación de una NOM, es conveniente empezar con un manual que ayude a fijar lineamientos iniciales en las ciudades mexicanas, como parte del proceso para elaborar una norma.

“La norma es un proceso muy largo, el manual es parte de ese proceso y es la forma en que creemos que se puede avanzar en el corto plazo”, afirmó Morales.

Salvador Saavedra, empresario industrial, expuso que en Canadá y Estados Unidos ya hay lineamientos generales para el ancho de sus banquetas y en muchas ciudades de esos países, sin importar los contextos regionales, las aceras tienen características similares, pensadas en cuidar al transeúnte.