¿Es el Modelo 3 de Tesla nuestro transporte a un futuro sustentable?

El nuevo Modelo 3 de Tesla saliendo de la planta de producción. (Foto: Elon Musk/Twitter)

A inicios de mes, Elon Musk compartió las primeras imágenes de la producción del Modelo 3 de Tesla, el esperado nuevo auto eléctrico que tenía una lista de espera cientos de miles de personas. Este ha sido el último anuncio de gran relevancia sobre el futuro de la industria automotriz.

También por esas fechas, Volvo anunció que todos sus nuevos modelos serán híbridos o eléctricos para 2019; mientras que Francia anunció su intención de terminar las ventas de autos a gasolina y diésel para 2040, siguiendo el ejemplo de Noruega, que planea acabar con estos autos para 2025 e India que se ha puesto como fecha límite el 2030. Se espera que el anuncio del nuevo Chevy Bolt de General Motors se lleve los titulares en los medios estadounidenses.

Sin embargo, la pregunta reiterativa sobre los autos eléctricos sigue siendo: ¿es el camino correcto hacia la movilidad sustentable?

Sí: los vehículos eléctricos pueden ser una alternativa más limpia

Estamos pagando un alto costo por nuestra dependencia al automóvil. Los costos para mantener el sistema de salud, la pérdida de productividad y otras consecuencias de la contaminación provocaron pérdidas por 3 billones de dólares del Producto Interno Bruto conjunto entre los países de la OCDE, China e India en 2010.

Los vehículos eléctricos ofrecen una alternativa más limpia, sobre todo por el aumento de la capacidad en la generación de energía renovable. Un estudio reciente ha analizado todo el ciclo de producción de un auto eléctrico y uno convencional, descubriendo que, mientras un auto eléctrico en Estados Unidos emite, en promedio, 214 gramos de CO2 por milla recorrida, un auto a gasolina emite entre 356 a 409 gramos de dióxido de carbono por milla.

Sí: hay un mercado interesado

Quizá lo más sorprendente sobre el Modelo 3 de Tesla es la demanda sin precedentes. Nunca en la historia, un auto eléctrico –o cualquier otro vehículo– había logrado casi medio millón de preventas un año antes de su producción. Los autos eléctricos son, oficialmente, atractivos para el mercado masivo. Ante esto, Bloomberg New Energy Finance está proyectando que los vehículos eléctricos representarán más de la mitad del total de ventas de autos nuevos para el 2040; sobre todo en la medida en que la demanda aumente y los costos de las baterías disminuyan.

El crecimiento del mercado de vehículos eléctricos es fundamental en la lucha contra el cambio climático. Los nuevos autos eléctricos deberán ser más atractivos, asequibles y accesibles para los automovilistas de hoy, así como para miles de millones de personas que alcanzarán ingresos suficientes para hacerse de un auto alrededor del mundo. Para reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero, las ventas de autos eléctricos deberán pasar de 0 a 60 lo más rápido posible. La Agencia Internacional de Energía ha mostrado algunos escenarios en los que se sugiere que, para mantener la temperatura global por debajo del límite de 2 °C necesitamos incrementar la cantidad de autos eléctricos de 1 millón que había en 2015 a 20 millones para 2020 y más de 150 millones para el 2030.

No: los autos eléctricos, por sí mismos, no serán “movilidad sustentable”

Cualquiera que apueste a la venta de millones de autos eléctricos como “la solución” está ignorando el elefante en la habitación (y los miles de millones de coches que ya están en las calles). Las estimaciones del costo anual por la congestión vehicular en Estados Unidos, por ejemplo, superan los 100 mil millones de dólares; si sigue aumentando el parque vehicular al ritmo proyectado, no tendremos la oportunidad de limitar el calentamiento global, aunque la mayoría de los vehículos sean eléctricos. Además, que se vendan coches más limpios no resolverá los desafíos de tráfico, seguridad vial, igualdad de acceso a oportunidades y otros problemas inherentes a la movilidad. Esta es la razón por la que el World Resources Institute y otras organizaciones defienden la “Guía Evitar-Cambiar-Mejorar” que hace énfasis en los tipos de inversión que, en última instancia, permitirán mejorar la movilidad de forma sostenible.

Entonces, ¿qué compañías automotrices adoptarán nuevos enfoques para el mercado del futuro?

Las armadoras de autos deberán estar al pendiente de las noticias en el futuro próximo para generarse una visión del transporte del futuro más audaz. El artículo “Elephant in the Boardroom” de WRI ofrece tres preguntas que las empresas del sector deberían responder:

  1. Algunos ignorarán las señales sobre la transformación del mercado. Los inversionistas ya están evaluando al sector para entender quiénes están en una mejor posición de liderazgo y quiénes quedarán rezagados.
  2. Algunos mejorarán las opciones existentes. Venderán autos más limpios y eficientes, pero esto no es suficiente para resolver los problemas de congestión o de contaminación.
  3. Por último, algunos adoptarán nuevos modelos de negocio. Necesitamos más empresas que inviertan en sistemas y servicios que satisfagan las necesidades de movilidad de los clientes sin poner más autos en las calles. Bill Ford lo sabe; como dijo en 2011, “durante la mayor parte de (30 años en Ford Motor Company), me preocupaba cómo voy a vender más autos y camiones; pero hoy me preocupa más ¿qué sucede cuando el número de coches se duplica, triplica o, incluso, cuadruplica? Esta parece ser parte de la razón que provocó un cambio de liderazgo dentro de la empresa automotriz que lo llevó a invertir en opciones para compartir auto e, incluso, en opciones de bicicletas compartidas.

Todos estos desarrollos y anuncios son bienvenidos, pero se necesita más y a mayor velocidad. Es una carrera digna de observar; ¿quién será el primero en hacer crecer su negocio más allá de la venta de más autos?

La Guía Evitar-Cambiar-Mejorar (ASI, por sus siglas en inglés)

El primer aspecto de la movilidad sustentable involucra inversiones en opciones que permitan a la gente reducir su número de viajes en auto; barrios caminables y con usos mixtos, opciones de trabajo a distancia desde casa o espacios compartidos para trabajar son algunas de las estrategias que también pueden incluir soluciones para mejorar la Gestión de la Demanda de Transporte como los cargos de congestión que desincentivaría el uso del auto en zonas y horarios de alta concurrencia.

El segundo aspecto busca fomentar las inversiones en infraestructura que permita a la gente cambiar por opciones de transporte más adecuadas para las ciudades del futuro: caminar, pedalear y usar el transporte público. Las investigaciones han demostrado que las ciudades conectadas con sistemas de transporte público e infraestructura segura para peatones y ciclistas aumentan el PIB, generan nuevos empleos y disminuyen los costos.

Combinar las soluciones de estos tres aspectos, aunado a la mejora en tecnologías de transporte (como los vehículos eléctricos) es la única manera segura de crear un transporte más seguro, limpio, conveniente, asequible y sostenible. Sabemos que las ciudades están creciendo a ritmos sin precedentes y que los nuevos residentes urbanos tendrán más dinero para invertir en sus necesidades de transporte. La Guía ASI puede ayudar a que la industria automotriz cambie de forma disruptiva y asegure un crecimiento más sustentable y equitativo.

Las empresas que adopten un nuevo enfoque para los mercados del futuro pueden ocupar la Guía ASI para salir de los modelos anticuados basados en vender más autos a más personas.

 

*Traducción. Texto original (en inglés) aquí.