ENTREVISTA: ECOBICI crece, otra vez, en zona central. ¿Por qué?

Centro de Operaciones ECOBICI. (Foto: Aremi Reyes/WRI México)

 

ECOBICI –el Sistema de Bicicleta Pública de la Ciudad de México– anunció hace unas semanas una nueva expansión territorial y la entrada de nuevas bicicletas asistidas con motor eléctrico. El anuncio fue recibido como una grata sorpresa, no sólo de la comunidad ciclista, sino de la población en general, aunque tampoco estuvo exento de críticas, sobre todo porque la expansión del sistema se planea para zonas de alta plusvalía, “abandonando” otros territorios como el sur y el oriente de la capital mexicana.

Fernanda Rivera, directora de Cultura, Diseño e Infraestructura Ciclista (adscrita a la Secretaría del Medio Ambiente de la CDMX), explica que la expansión responde a temas operativos. “(La expansión) se hace en 13 colonias que tienen una demanda laboral de 80 mil viajes y que actualmente nuestros usuarios cruzan caminando. Vamos a incorporar casi 30 estaciones para atender la demanda de la zona y conectar al metro San Joaquín (Línea 7) con la zona de corporativos; sabemos que casi el 50% de los viajes en ECOBICI se hacen por cuestiones relacionadas al trabajo”.

“El 60% de los usuarios del sistema no utilizaban la bicicleta como modo de transporte antes de ECOBICI”. –Fernanda Rivera, DCDIC-SEDEMA.

Además, estudios como la Encuesta Origen-Destino, han mostrado que el 40% de los 23 millones de viajes que se realizan diariamente en la Zona Metropolitana del Valle de México tienen como destino la zona central de la CDMX, de acuerdo con Rivera. “Normalmente, creemos que la bici pública sólo beneficia a los que viven en esta zona, pero el 50% de nuestros usuarios no viven dentro del polígono de ECOBICI e, incluso, el 15% vienen del Estado de México”.

Asimismo, Fernanda –quien se mueve a diario en bicicleta– afirma que “el 87% de los usuarios de ECOBICI combinan la bicicleta con otros modos de transporte y el promedio de viaje es de 15 minutos, correspondientes a viajes de entre 1.5 y 2 kilómetros”.

 


(Elaboración propia con datos de ECOBICI)

ECOBICI integra nuevas bicicletas eléctricas

Una de las innovaciones de este sistema de bicicleta pública es la incorporación de 340 bicicletas asistidas por un motor eléctrico y la colocación de 28 estaciones repartidas en todo el polígono ECOBICI para estas nuevas bicicletas.

De acuerdo con Fernanda Rivera, se decidió implementar esta nueva tecnología por el crecimiento del sistema hacia zonas con pendientes pronunciadas –como la zona de Lomas, al poniente de la delegación Miguel Hidalgo– y “también para incentivar viajes más largos (…) las estaciones eléctricas estarán separadas entre 2.5 y 3 kilómetros; en estaciones normales tenemos una densidad promedio de una estación cada 300 metros”.

Cabe mencionar que las nuevas bicicletas eléctricas cuentan con un sistema de asistencia en el pedaleo y sólo pesan alrededor de medio kilo más que las bicis convencionales del sistema, por lo que no cuentan con acelerador y el motor eléctrico cuenta con un gobernador de velocidad limitado a 20 km/h; además que tienen el mismo sistema de cambios internos mecánicos que las bicicletas sin motor, por lo que, en caso de acabarse la batería, se podrá seguir utilizando como una bicicleta normal.


Fernanda Rivera, DCDIC, a las afueras del Centro Operativo de ECOBICI. (Foto: Ari Santillán/WRI México)

Asimismo, Fernanda aseguró que el nuevo servicio de bicicletas asistidas se podrá utilizar con la misma tarjeta CDMX y que no habrá un incremento en la inscripción al servicio. “Queremos que los usuarios decidan qué bici utilizar, para un viaje corto no conviene utilizar una bicicleta de pedaleo asistido, por la distancia entre estaciones; pero para un viaje largo la bici asistida te ayudará a reducir el desgaste físico”.

Retos de ECOBICI

Fernanda Rivera cuenta que además de la expansión continúan ajustando retos operativos como el que tienen en la zona de Buenavista donde la demanda excedía la capacidad operativa del sistema. “Se duplicó la oferta (ahora hay 12 cicloestaciones en los alrededores del CETRAM Buenavista) y tenemos entre ocho y nueve vehículos con capacidad de 50 bicicletas cada uno para hacer el balanceo en horas pico y que la gente ya encuentre bicicletas y espacios disponibles”. El reto en Buenavista es que, en las mañanas, miles de personas llegan buscando bicicletas y en las tardes, esas miles de personas buscan dónde dejar su bicicleta para continuar su viaje intermodal.

Sólo en mayo de 2017, se realizaron más de 26 mil viajes en ECOBICI partiendo del clúster Buenavista.

Además, se plantea la construcción de un segundo centro operativo para la zona sur, con el fin de mejorar la operatividad del sistema y permitir que el centro actual se enfoque en la zona centro-poniente del polígono.

Por último, Fernanda comentó que se encuentran en recorridos con la Agencia de Gestión Urbana para comenzar a diseñar la colocación de señalética para aumentar la seguridad de los usuarios en las nuevas zonas de influencia del sistema de bici pública. “Lo sorprendente es que ya hemos visto usuarios y ciclistas por la nueva zona de expansión”, confiesa Rivera.

ECOBICI ha demostrado su éxito y las razones de su expansión en la zona central con sus casi 43 millones de viajes en menos de una década de existencia, siendo ejemplo para otras ciudades mexicanas y latinoamericanas por la complejidad del sistema y de la misma urbe.