Jordi Hereu exhorta a Pacto por la Movilidad

El catalán expuso cómo un Pacto por la Movilidad en Barcelona le sirvió para sacar adelante proyectos de movilidad con el consenso de todos los ciudadanos

Jordi Hereu, ex alcalde de Barcelona entre 2006 y 2011, exhortó a que en la ciudad de México se conforme un Pacto por la Movilidad, en el que participen todos los actores sociales y políticos involucrados en el tema y conformen juntos un proyecto de ciudad, con una visión compartida y consensada.

Al participar en la primera Conferencia Magistral del XI Congreso Internacional de Ciudades y Transportes, que dio inicio este lunes en el World Trade Center, el político catalán expuso cómo el llamado Pacto por la Movilidad de Barcelona le permitió como alcalde sacar adelante proyectos de movilidad a través del consenso ciudadano, después de que la dictadura española había hecho que las ciudades crecieran con desorden.

Detalló que, con base en su experiencia al frente del ayuntamiento de Barcelona, un Pacto por la Movilidad permite la conciliación para llegar acuerdos, minimiza los conflictos, promueve el contraste de opiniones, pero también le da transparencia a las decisiones y genera confianza entre los ciudadanos.

“Es una herramienta de participación y arbitraje que garantiza la buena convivencia de todos los usos del espacio público, es un acuerdo en torno a una visión que es compartida, la gente viene con su parcela, lo que uno tiene que defender, pero al pacto se viene a construir una visión compartida, y ésta es la base del pacto”, enfatizó.

Pero aclaró que el pacto es un elemento de participación ciudadana que no debe funcionar como plataforma para aplaudirle al gobernante o destruir proyectos, pues es más bien un espacio de inclusión, que involucra a todos los que tienen algo que decir para tomar decisiones corresponsables y donde todos, a pesar de sus intereses particulares, tienen una agenda en común.

Hereu relató que en Barcelona, el Pacto por la Movilidad tenía como agenda común dar prioridad a los desplazamientos no motorizados, pero basado en el respeto de que todos necesitan todos los modos de movilidad, pero también fomentando el uso racional del coche, y garantizando que las velocidades de los autos se mantuvieran óptimas.

Además, dentro de los desplazamientos motorizados, se dio prioridad del transporte público y luego, al transporte de las mercancías, para permitir la actividad comercial en la ciudad.

El catalán, que ahora es presidente de la consultora Idencity, dedicada a asesorar a gobiernos locales en materia de urbanismo y movilidad, afirmó que además de pactos, las ciudades necesitan de proyectos liderados por ciudadanos, pues deben estar en constante transformación.

“Cada ciudad en el mundo tiene derecho a construir un proyecto más allá de sus élites”, expresó.

Explicó que la movilidad es sólo uno de los vectores de ese proyecto de ciudad, pues “es imposible generar un buen modelo de movilidad si hay un mal modelo urbano; si no, es pedirle a la movilidad que funcione bien cuando sus bases estructurales son defectuosas”.

Además, advirtió que si las ciudades no tienen un proyecto ciudadano que las diseñe pensadas en las personas, el que puede terminar diseñándolas es el mercado, que aunque es aliado, no sabe construir ciudad, pues responde a otros intereses.

“Gran parte de las ciudades del mundo son ciudades que no tienen proyecto, son ciudades que crecen sin proyecto, porque se acumulan las personas, pero carecen de voluntad de construcción social, de voluntad política y entonces no hay proyecto. Es uno de los enormes déficits que hay en el mundo. Si no hay proyecto, las ciudades crecen mal. Si no hay proyecto democrático de ciudadanos, quien construye la ciudad es el mercado y el mercado es un gran aliado de la ciudad, pero es un pésimo constructor de la ciudad”, dijo.

Hereu abrió así la ronda de conferencias magistrales que se ofrecerán en el Congreso que se celebrará del 12 al 14 de octubre, organizado de manera conjunta entre el Centro de Transporte Sustentable Embarq y organizaciones ciudadanas, como la Red Nacional de Ciclismo Urbano, la Liga Peatonal, la Comisión de Movilidad de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), la Fundación Desarrollo Humano Sustentable, el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés) y la asociación Ciudad Humana, entre otros.

En su intervención, Adriana Lobo, directora ejecutiva del Centro de Transporte Sustentable (CTS) EMBARQ México, aseguró que “la participación ciudadana se consolida como un eje fundamental de la gobernanza de las ciudades, cada vez más los ciudadanos generan alternativas y propuestas que impulsen transformaciones, buscamos incidir en la toma de decisiones de manera importante, por lo que la articulación entre autoridades, sociedad civil, organismos internacionales y el sector privado debe ser una de las apuestas más importantes para la gestión de las ciudades”.

Ante tal diversidad de colaboradores en materia de movilidad, Jordi Hereu celebró la confluencia de los participantes y dijo que todos ellos simbolizan “el embrión” de un pacto que debe formalizarse en beneficio de la capital mexicana.