La movilidad activa, punta de lanza hacia mejores ciudades

Recorrido en Ecobici con los participantes del LUTP CDMX 2017. (Foto: WRI México)

Volverme ciclista urbana por algunas horas me permitió vivir la ciudad a otra escala y comprender la vulnerabilidad que se vive en cada pedaleada, pese a la infraestructura existente; aún sobre el carril exclusivo para bicicletas, el paso de una motocicleta a menos de un metro resulta imponente; imaginemos la sensación cuando un automóvil o un autobús circula a unos centímetros mientras pedaleas. ¿Las calles no son para todos?

Esta experiencia fue parte de lo que vivimos en el curso Construyendo Líderes en la Planeación de la Movilidad Urbana (LUTP, por sus siglas en inglés), el cual tiene el objetivo de brindar herramientas para identificar y entender los principales problemas y retos que enfrentan las ciudades de México y Latinoamérica bajo un enfoque integral de planeación y gestión de los sistemas de movilidad.

El recorrido en Ecobici por las calles de la Ciudad de México hasta el Centro de Operaciones del Sistema de Bicicleta Pública de la ciudad fue revelador pues, pese a la fuerza que ha tomado el uso de la bicicleta en los últimos años aún hay grandes rezagos en temas como el respeto hacia ciclistas y peatones, escasez de infraestructura y la imprudencia de algunos automovilistas reforzada por una baja capacidad de la autoridad de tránsito para sancionar.

Conocer el Centro de Operaciones de Ecobici, nos ofreció una visión más clara del esfuerzo que conlleva administrar un sistema de tal envergadura y entender su logística; además nos ayudó a reconocer todo el trabajo tras bambalinas que implica operar el sistema de forma exitosa.

Cambio de paradigma

Actualmente se realizan 49 millones de viajes en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) cada día, de los cuales el 60.6% se realizan en transporte público de baja capacidad, el 29% en transporte privado, el 8% en transporte público masivo y el 2.4% en bicicleta o motocicleta.


Visita al Centro de Operaciones de ECOBICI como parte del LUTP CDMX 2017. (Foto: WRI México)

Pese al pequeño porcentaje que representan los viajes en dos ruedas, el crecimiento ha sido exponencial y proporcional a la construcción de infraestructura adecuada; los 170.11 km de ciclovías construidas movilizaron a más de 158 mil usuarios en 2016; y, durante el mismo año, más de 1 millón 680 mil ciclistas participaron en los 39 Paseos Dominicales “Muévete en Bici”.

Además, la Ciudad de México anunció hace unas semanas el lanzamiento de 10 acciones concretas de seguridad vial en el marco del Plan Integral de Seguridad Vial (PISVI) con lo que se espera reducir alrededor del 35% de las muertes por hechos de tránsito y aumentar la seguridad para los ciclistas urbanos.

Aprendizajes LUTP

Quienes tomamos el LUTP pudimos compartir los problemas que enfrentan diversas ciudades de Latinoamérica en relación con la movilidad no motorizada. No sorprende que muchos problemas sean compartidos por varias ciudades, ya que se han desarrollado para beneficiar el uso del automóvil, pero ¿cuáles son los lineamientos que se deben establecer para lograr la transición hacia ciudades más sustentables?, ¿cómo logramos un crecimiento disminuyendo los efectos colaterales negativos?, y, sobre todo, ¿cómo logramos ciudades más seguras para todos?

La transición hacia una movilidad incluyente e integral, apuntando hacia una política enfocada en darle prioridad al peatón, al ciclista y a las personas con discapacidad, son algunas de las estrategias que se deberían de considerar para incentivar el uso del transporte activo.

En definitiva, en el LUTP aprendí que, para lograr un futuro prometedor para todos, es necesario desarrollar estrategias innovadoras y multisectoriales que ayuden a las ciudades a alcanzar su potencial de desarrollo, convirtiéndose en ciudades sustentables y modernas. La planeación urbana debe dar un giro hacia la creación de ciudades más compactas con una estrategia de movilidad que garantice el acceso equitativo a servicios públicos eficientes y que fomente la movilidad activa para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.