#Gobernanza | Acciones de ciudades mexicanas por un gobierno abierto

Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales. (Foto: Proceso)

Las ciudades mexicanas han adoptado diversos modelos para aumentar la participación ciudadana, la transparencia y otros temas sobre gobierno abierto y gobernanza; en algunas de estas urbes los avances han sido, incluso, reconocidos a nivel internacional, mientras que en otras, es la sociedad civil la que ha impulsado grandes transformaciones que permitan a la ciudadanía en general incidir en las decisiones de su ciudad.

A nivel nacional, se comenzaron a ver mayores avances a partir de 2003 con la publicación de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental. Asimismo, organizaciones como WRI México, han impulsado avances a nivel “subnacional” a través de la red ConnectCities que actualmente cuenta con 16 miembros y más de 50 ciudades aliadas, quienes son apoyados por la organización civil, academia y, próximamente con la iniciativa privada, así como con otros gobiernos locales para la implementación de políticas públicas enfocadas en la apertura de datos, transparencia, rendición de cuentas y otros temas.

A continuación, sintetizamos los avances de cuatro ciudades mexicanas en cuanto a gobernanza abierta:

Ahome, Sinaloa

A través del Plan Municipal de Desarrollo, el Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN) Ahome ha generado espacios de acceso y acercamiento para que los ciudadanos puedan gestionar servicios y demandas, además de estar al tanto de lo que hace el gobierno municipal; ejemplos de esto son el programa radiofónico “Tu presidente en línea” y la visita a escuelas primarias “Encuentro en tu escuela”.

Además, este instituto construye un Sistema de Información Geográfica para integrar toda la información referente a políticas de desarrollo humano y proporciona herramientas de software libre para que los datos sean utilizados y comprendidos por todos los ciudadanos.

A mediano plazo, el IMPLAN Ahome plantea establecer procesos de gobierno abierto formales e institucionalizado, así como impulsar una agenda para mejorar el transporte público a través de la recopilación de datos e información.

Aguascalientes, Aguascalientes

También a través del IMPLAN local, se han impulsado grandes proyectos para “ciudadanizar” los procesos en la entidad. A diferencia de otros institutos similares, este IMPLAN tiene injerencia para validar cuestiones de obra pública, así como para aportar ideas con una visión a largo plazo.

Se han impulsado proyectos de movilidad activa incentivados por colectivos ciclistas locales, lo que ha provocado un cambio de paradigma en cuanto a la forma de ver la movilidad en la ciudad. Entre otras propuestas, existe la de cambiar el Reglamento de Tránsito estatal por un Reglamento de Movilidad que priorice al peatón, además de la construcción de ciclovías y el proyecto de un sistema de bicicletas públicas.

El proyecto más ambicioso hasta el momento ha sido la construcción del Plan de Desarrollo Urbano 2040, el cual incluyó una consulta pública durante nueve meses para lograr la mayor participación ciudadana. Este plan está vigente desde septiembre de 2016.

Otros temas en los que ha avanzado el estado es en la recopilación de datos para hacerlos públicos y en el impulso a nuevas tecnologías que mejoren la interacción entre sociedad y gobierno.

Tepic, Nayarit

Esta ciudad cuenta con un Plan de Desarrollo Municipal conformado por cinco ejes, dos de los cuales son transversales: transparencia y participación ciudadana, estableciendo canales para la incidencia de la ciudadanía en la creación de políticas públicas o en decisiones sobre presupuesto participativo; esto ha permitido que las autoridades establezcan prioridades destinando recursos y transparentando la cantidad disponible para los proyectos.

También fue sede del Primer Encuentro de Gobierno Abierto, donde se trabajó en mejorar los canales de comunicación interinstitucionales y consolidar a su IMPLAN. Tepic también se ha acercado con otras ciudades mexicanas que tienen más “camino recorrido” como Guadalajara, Hermosillo, Torreón, San Luis Potosí, Monterrey, CDMX, Puebla, Xalapa y Tuxtla Gutiérrez, entre otras.

Jalisco

Este estado fue electo como líder en el programa piloto de OGP para gobiernos subnacionales. El gobierno estatal inició su proceso de gobernanza abierta con una consulta pública, además de conferencias en cada una de las 11 regiones del estado y una convocatoria a líderes políticos, técnicos, académicos y ciudadanos para generar una agenda común que concluyó con siete compromisos:

  1. Prueba piloto para fortalecer la cooperación entre la policía barrial y los vecinos en la colonia Lomas de Polanco.
  2. Reducción de brecha salarial entre hombres y mujeres.
  3. Padrón estatal de personas con discapacidad para apoyarlos en la reinserción laboral.
  4. Padrón estatal de jornaleros agrícolas para garantizar derechos laborales.
  5. Plataforma de capacitación continua para docentes.
  6. Ampliación de la cobertura de educación media y superior con base en capacidades productivas a través de la creación de 10 centros educativos.
  7. Plataforma de datos abiertos de contrataciones de gobierno.

El gobierno estatal se ha propuesto el reto de sensibilizar a la población para que estén conscientes e informados de las acciones que llevan las autoridades, cómo las están realizando y cómo sumarse a ellas.

Otras ciudades y estados como Morelia, Michoacán; Xalapa, Veracruz; Torreón, Coahuila; y Saltillo también se han sumado a esta agenda y han realizado acciones de gobernanza abierta con muy buenos resultados. Como el Mapatón Ciudadano liderado por el colectivo Codeando Xalapa para obtener información sobre las rutas de transporte público concesionado en la ciudad veracruzana.

Las acciones de gobierno abierto pueden ser tan variadas y su implementación tan única como nos imaginemos; cada ciudad tiene su propio contexto y retos, pero es fundamental avanzar en este sentido, más aún si se cuenta con el apoyo de ciudades con más experiencia, academia, iniciativa privada y organizaciones de la sociedad civil como lo hecho por la red ConnectCities de WRI México.