La crisis del transporte urbano en economías emergentes

Infraestructura integrada en Medellín, Colombia. (Foto: Metroplús/WRI)

Las ciudades de países en desarrollo a lo largo del mundo enfrentan graves y severas crisis en el transporte. Recientemente publicamos nuestro libro, “The Urban Transport Crisis in Emerging Economies”, en el que observamos que los problemas del sector transporte en diversas ciudades siguen un patrón perverso: mientras sectores como el educativo y el de salud tienden a mejorar mientras las ciudades crecen económicamente sanas, los problemas de movilidad empeoran.

En el libro analizamos doce economías emergentes alrededor del mundo: Brasil, China, Colombia, India, Indonesia, Irán, México, Nigeria, Rusia, Sudáfrica, Turquía y Vietnam. Pese a sus claras diferencias, los problemas de movilidad han provocado retos similares y aunque las medidas adoptadas son incluso opuestas, hay algunas tendencias compartidas; a continuación compartimos nueve soluciones comunes que han adoptado las ciudades analizadas.

Infraestructura vial

Las experiencias en diversos países muestran que la construcción de más vialidades sólo reduce la congestión vehicular en el corto plazo. A largo plazo, aumentar la capacidad vial provoca lo que se conoce como demanda inducida; a la luz de esta evidencia, los encargados del transporte deben entender que no existe una forma de construir vialidades sin congestión, sobre todo cuando éstas marginan otros modos de transporte como la bicicleta y la caminata.


Congestión vehicular y aceras reducidas en nuevos desarrollos inmobiliarios en Ankara, Turquía. (Foto: Ela Babalık-Sutcliffe)

El tren como solución de transporte público urbano

Ciudades alrededor del mundo están priorizando el desarrollo de transporte público masivo (BRT, metro, tren). Con la ayuda de economías más fuertes, muchas ciudades chinas han desarrollado nuevos sistemas de trenes urbanos en las últimas décadas. Sin embargo, en la mayoría de los otros países analizados, los trenes urbanos son soluciones caras y no siempre asequibles por las autoridades, además que a menudo se encuentran mal integradas con otros modos de transporte.

Para cambiar los enfoques actuales de planificación, las ciudades deben generar planes maestros de transporte público estratégicos y comprensivos en los que los trenes urbanos o BRTs se definan como la columna vertebral de la red de transporte público, dejando a los autobuses y camiones de menor capacidad, pero mayor maniobrabilidad como sistemas alimentadores.


Vista interior del metro de Shanghái. (Foto: Emcc83/Wikimedia)

El boom de los BRT

Los sistemas BRT (Bus Rapid Transit) se han convertido en una opción efectiva para muchas ciudades alrededor del mundo, especialmente para aquellas con un rápido crecimiento. Los BRTs pueden imitar la operación de los trenes urbanos o funcionar como una red más simple de carriles segregados. Resultan sumamente atractivos por su bajo costo y alta capacidad, a comparación de los trenes. El BRT de Curitiba, Brasil se ha convertido en un hito a nivel mundial al ser una de las primeras grandes innovaciones provenientes de un país en desarrollo y ha inspirado sistemas similares en países desarrollados y economías emergentes. Recientemente, Guangzhou, China inauguró el sistema BRT más grande de Asia.

El resurgimiento de la Movilidad Activa

Actualmente, son pocas las ciudades que están invirtiendo cantidades sustanciales en infraestructura peatonal y ciclista. Normalmente estas inversiones se enfocan en pequeños centros urbanos o corredores urbanos desconectados; en muchos lugares el ciclismo se sigue pensando como una actividad recreativa y no como una forma de transporte diario. Sin embargo, Bogotá se ha convertido en la excepción en términos de inversión a infraestructura ciclista; en la capital colombiana los índices de ciclistas urbanos han aumentado de alrededor del 0.5% del total de los viajes en 1996 al 6% en 2014; actualmente esta ciudad tiene 392 km de ciclovías segregadas, siendo la red más larga de Latinoamérica.

En Brasil, el apoyo al ciclismo urbano va en aumento y ciudades como Sao Paulo han comenzado a desarrollar grandes redes de ciclovías. También se cierra el tránsito motorizado de la vía elevada Minhocão durante las noches y todos los domingos, permitiendo sólo el paso de peatones y ciclistas.

Por último, los programas de bicicleta compartida en China están reviviendo la gran tradición ciclista del país, pero los resultados son diversos.


Infraestructura ciclista y peatonal en Sao Paulo. (Foto: Mariana Gil/EMBARQ Brasil)

Campañas de sensibilización

Diversas ciudades han comenzado a hablar de los efectos negativos que genera la dependencia del automóvil y los beneficios de diseñar ciudades más seguras, más equitativas y más habitables. Pese a que son muchas las ciudades que han realizado este tipo de estrategias, el éxito ha sido mínimo en cuanto a cambios de hábitos. Para lograr mayores impactos, se debe pasar a la formación de profesionales calificados; en India, el gobierno ha creado apoyos financieros para la formación de profesionales a través de Centros de Excelencia en Transporte Urbano.


Motociclistas sobre la banqueta en India. (Foto: Sujaya Rathi/CSTEP)

Mecanismos para desincentivar el uso de autos particulares

Un factor central para mejorar el transporte urbano es la evaluación de los costos sociales, ambientales y sociales de los distintos modos de transporte; sin embargo, muchos países aún muestran una gran reticencia política a introducir medidas que restrinjan el uso de coches privados porque los automovilistas normalmente pertenecen a poderosas élites locales, además que algunos esquemas de impuestos han sido contraproducentes. Por ejemplo, en India los problemas institucionales han provocado que los autobuses de transporte público sean más gravados que los vehículos particulares. Otras prácticas implementadas en los países estudiados son el uso de parquímetros o cargos por congestión; en Teherán, Irán existe una zona de tránsito limitado cercana al centro de la ciudad que ha funcionado durante décadas, sin embargo, al optimizar la aplicación del programa en los últimos años, esta urbe ha visto mejoras en su calidad del aire y en la congestión vehicular.

Restricciones de circulación a coches particulares

Las urbes han realizado algunos experimentos para restringir el uso de vehículos con un éxito limitado hasta ahora. La Ciudad de México tiene su programa “Hoy No Circula” que prohíbe la circulación de todos los vehículos un día a la semana y un sábado al mes. En ciudades chinas como Shanghái y Beijing se han introducido restricciones para la compra de autos privados limitando la expedición de matrículas.


Con las estrategias para limitar el uso del automóvil, Beijing ha visto un crecimiento en el número de ciclistas. (Foto: Benoit Colin/WRI)

Control en los Usos de Suelo

Las ciudades están reconociendo lentamente la necesidad de adoptar políticas de desarrollo urbano que fomenten el uso del transporte público. Esto requiere que la planeación se concentre en corredores urbanos de transporte masivo como trenes y BRTs, de acuerdo con los principios del Desarrollo Orientado al Transporte (DOT).

Mientras la metodología DOT toma en cuenta el contexto, la expansión descontrolada y de baja densidad sigue siendo un grave problema para las ciudades.

Soluciones tecnológicas

Algunas economías emergentes, especialmente en Asia, están volteando hacia el uso de la tecnología para mejorar sus sistemas de transporte; servicios de taxi o de car-sharing, el pago de estacionamientos bajo demanda y el uso de teléfonos inteligentes es cada vez más popular. En Indonesia, aplicaciones como GrabTaxi y Go-Jek (el equivalente local de Uber) están tomando gran fuerza. También hay un interés creciente en los Sistemas Inteligentes de Transporte; India lanzó el programa de renovación y adaptación urbana en 100 ciudades conocido como Smart Cities Mission.


Mototaxis de la aplicación Go-Jek en Yakarta. (Foto: Dorina Pojani)

Crear un transporte urbano equitativo, accesible y sostenible debe pasar por una revisión radical de las políticas y prácticas de movilidad urbana que actualmente existen. Las medidas explicadas en este texto pueden no ser exitosas si se emplean de forma aislada; es necesario implementar “paquetes” que permitan mayores impactos a través de su integración.

 

*Blog traducido de TheCityFix (en inglés).