Experiencias LUTP | Administrar entusiamos

Los Mochis es una ciudad plana y reticular. (Foto: Gabriel Flores Romero/Flickr)

Entrevistamos a alumnos que han participado en ediciones anteriores del curso de Líderes en Planeación para la Movilidad Urbana (LUTP) creado por el Banco Mundial y organizado por WRI México en Latinoamérica. Este es su testimonio del antes, durante y después.

 

Luis Carlos encabeza el Instituto Municipal de Planeación de Ahome, municipio en el que se encuentra la ciudad de Los Mochis, donde se produce cerca del 30% de los alimentos consumidos en el país.

Esta ciudad de poco más de un cuarto de millón de habitantes, enclavada en el cálido noroeste mexicano, tiene un reparto modal sumamente interesante, sobre todo con su 6% de viajes ciclistas y su 36% de viajes en transporte público; “este reparto es un caldo de cultivo para plantear una agenda de movilidad urbana sustentable”, afirma Luis Carlos, dos años después de tomar el LUTP en la Ciudad de México.

Además, Los Mochis cuenta con más de 300 camiones que conforman la flota más antigua del noroeste mexicano, la cual está conformada por permisionarios dueños de un solo camión. Con estos problemas, sin infraestructura peatonal o ciclista y sin planes a largo plazo fue como Lara Dankem llegó a dirigir el IMPLAN Ahome.

Convertirse en un Líder en la Planeación de la Movilidad Urbana

“Decidimos que, por la situación de nuestra ciudad, teníamos que aprender y retroalimentarnos de otras experiencias”, comenta Luis Carlos, quien vio en el LUTP una oportunidad para conseguir esto “porque mostraba casos de ciudades en otras partes del mundo donde siempre se presentan los ingredientes que conocemos en nuestras ciudades, desde lo social y político, hasta lo geográfico”.

El Director del IMPLAN Ahome confiesa que “fue una semana muy exigente (aunque) fue muy gratificante el ver cómo se amplía tu perspectiva con compañeros de Argentina, Colombia y otras ciudades mexicanas”. Lara asegura que regresó a Los Mochis mucho más “maduro” y con convicciones renovadas, además de un mayor entendimiento de cómo llevar a cabo proyectos que impacten positivamente en su ciudad.

Más allá de lo técnico, para Luis Carlos Lara lo más importante del curso fue entender que se deben “administrar entusiasmos, tenemos que identificarlos y promoverlos”.

¿Qué pasó después de LUTP?

Regresando a su ciudad, Luis Carlos y su equipo comenzaron a convocar a los actores de la movilidad para plantearles una ruta crítica y compartir el conocimiento adquirido en la Ciudad de México.

“Nos dedicamos a generar un planteamiento para mejorar el transporte público de los Mochis, consolidamos la agenda de movilidad urbana sustentable, logramos aliarnos con los transportistas para proyectar un camino en común y el municipio comenzó con la transformación del centro histórico de Los Mochis en una Zona 30 con banquetas libres y dignas para peatones y espacios compartidos para ciclistas, usuarios de transporte público y automovilistas”, comenta Luis Carlos.

A inicios de este año, el impulso del LUTP se sigue sintiendo en las oficinas del IMPLAN Ahome, desde donde han impulsado la Alianza del Transporte con un plan para la modernización de unidades y actualmente se encuentran en la búsqueda de fondos federales que les permitan llevar a cabo este ambicioso plan.

“Estamos muy entusiasmados porque, derivado del curso, planteamos una ruta crítica y generamos la integración con todos los sectores involucrados, uniendo lo técnico con lo social. Todo lo que aprendimos en el curso ahora lo tenemos en un proceso real que estamos viviendo”, concluye Lara Damken.