Plantando nuestro aire: Una solución natural para la contaminación y el calor en nuestras ciudades

El Bosque de Chapultepec en la CDMX es uno de los pulmones más importantes de la capital mexicana. (Foto: Anderson Rancan/Flickr)

¿Puede la naturaleza ayudar a las ciudades a solucionar los problemas del aire, ya sea la contaminación, el calor, o ambos? Un nuevo reporte de The Nature Conservancy —en colaboración con C40 Cities Climate Leadership Group— nos dice que sí.

El reporte Planting Healthy Air identifica el retorno potencial de la inversión en la plantación de árboles en 245 ciudades alrededor del mundo, que en la actualidad son el hogar de un cuarto de la población mundial. Al unir los estudios existentes con información geoespacial nueva sobre los bosques y la cubierta terrestre, material particulado y la densidad poblacional, el estudio logra hacer un estimado sobre el efecto de los árboles urbanos, actualmente y en el futuro, para lograr que el aire en las ciudades sea más limpio. Los beneficios que los árboles traerán a las ciudades serán aún más importantes en el futuro, nos dice el estudio, pues más de 250 mil personas podrían morir cada año por el calor urbano en el 2050, a no ser que las ciudades sean proactivas a la hora de adaptarse al calentamiento global.

Si bien los árboles urbanos actualmente limpian y enfrían el aire para más de 50 millones de personas, se necesita una inversión anual de 100 millones de dólares para plantar y mantener suficientes árboles para ofrecer ciudades menos calientes a 77 millones de personas y ciudades menos contaminadas a 68 millones. Plantar más árboles en las ciudades promete ser de gran impacto, pero mantener los árboles actuales resulta igual de importante, pues muchas ciudades en el mundo están perdiendo árboles con el paso del tiempo, ya sea por el desarrollo, por pestes y otras infecciones o por la falta de presupuesto para su mantenimiento.

El reporte Planting Healthy Air y su sitio web, que incluye estudios de caso y mapas interactivos para las ciudades más importantes, son herramientas para aquellos interesados en utilizar la naturaleza para que nuestro aire sea más sano. Los resultados que el reporte muestra pueden ayudar a líderes urbanos y de salud pública a solucionar los problemas relacionados con los árboles y la calidad del aire, como saber qué ciudades y colonias necesitan más ayuda, qué fracción del problema de la calidad del aire pueden resolver los árboles, cuánta inversión se necesita y si los árboles son una inversión económica. En muchas ciudades, una colonia individual puede ofrecer un retorno de la inversión mucho más alto que el promedio de la ciudad, y los mapas del reporte pueden ser una herramienta útil para que los líderes de la ciudad decidan donde invertir.

Para aquellos que están buscando maneras de solucionar los problemas de la calidad del aire y del calor, los árboles en la ciudad son la única solución que funciona simultáneamente para ambos. Los árboles también tienen otros beneficios, como la vida silvestre, control de inundaciones, capitulación de carbono, y actividades recreativas, que pueden tener un valor muy importante para la ciudad. Si bien los árboles por si solos no pueden resolver estos problemas, son una solución que se puede implementar en este momento, y que tiene un costo y efectividad, similar a soluciones como limitar el tráfico de autos, pintar los techos de blanco o instalar filtros en las chimeneas.

En el lugar correcto, los árboles pueden hacer nuestro aire más limpio y nuestras ciudades más verdes y habitables.

*Este texto es responsabilidad única del autor y no representa, necesariamente, las posturas de WRI México, TheCityFix, WRI o cualquier otro asociado.

*Este texto se publicó originalmente en el Blog de Ciudades Sustentables del Banco Mundial (en inglés) el 31 de octubre de 2016. (Traducción: Daniel Gonikman).