Hábitat III | Ciudades inclusivas y bien planeadas para todos

Quito, Ecuador, sede de Hábitat III (Foto: Sakeeb Sabakka/Flickr)

Con Hábitat III en pleno desarrollo, ministros de vivienda de todo el mundo han celebrado dos reuniones plenarias de alto nivel. Los participantes han discutido sobre los alcances que Hábitat III y la Nueva Agenda Urbana pueden tener para las ciudades globales, así como el estado del desarrollo urbano en sus países y los resultados que se esperan con la aplicación del Nuevo Programa Urbano. Los panelistas coincidieron en la necesidad de centrarse en las políticas específicas de cada país, pero tres temas acapararon la atención durante las sesiones: ciudades inclusivas, vivienda accesible y asequible y la importancia de la planificación integrada.

Ciudades inclusivas: No dejar a nadie atrás

Durante las discusiones, se puntualizó la exacerbada desigualdad en los centros urbanos, donde las oportunidades económicas y los servicios básicos no son capaces de mantener el ritmo de urbanización. El éxito de Hábitat III depende de la capacidad de promover el crecimiento inclusivo al tiempo que se implementa una visión sólida de las ciudades del futuro en la Nueva Agenda Urbana. Jean-Yves Duclos, Ministro de Familia, Infancia y Desarrollo Social de Canadá, explicó que “(la creación de) comunidades inclusivas significa promover la diversidad y proteger las necesidades de las minorías para garantizar que nadie se quede atrás”.

Asimismo, Julian Castro, Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos, instó a los participantes a invertir en comunidades inclusivas que promuevan la prosperidad compartida para todos los residentes urbanos. Además de enfatizar que las ciudades más incluyentes son, a menudo, las más innovadoras y con mayores posibilidades de cumplir con metas globales como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Durante su participación, María Núñez, Secretaria Ejecutiva del Ministerio Nacional de Vivienda y Hábitat en Paraguay, aseguró que la marca de una sociedad inclusiva es la planificación participativa. Núñez exigió que la Nueva Agenda Urbana inspire “procesos participativos que tomen en cuenta la diversidad desde la gestión de soluciones a escala local”. En el mismo sentido se pronunció la Ministra de Vivienda de Uruguay, Eneida de León, quien señaló que la importancia de “llevar las decisiones a la sociedad” es lo que fortalecerá la convivencia.

La vivienda como entrada a la equidad

El déficit global de vivienda asequible es combatido por distintas ciudades, Jan Claude Mbwentchou, Ministro de Vivienda y Desarrollo Urbano de Camerún señaló que uno de los retos más importantes es “construir vivienda para todos los grupos sociales” para enfrentar el “éxodo rural y el crecimiento poblacional”. Como resultado de esta política, el gobierno camerunés ha relanzado la inversión pública para reducir el déficit de vivienda y ha demostrado un esfuerzo colaborativo para concretar sus planes; “se planean construir 50 mil unidades de vivienda” al tiempo que se ofrecen “nuevos incentivos (…) para combatir la vivienda insalubre y sucia”.

Una solución que mencionaron distintos representantes nacionales fue la integración de planes de vivienda en los planes nacionales de desarrollo. Diene Farba Sarr, Ministro de Renovación Urbana Hábitat y Condiciones ambientales de Senegal, detalló los planes de su país para una “nueva política de desarrollo económico y social (a gran escala) (…) y el marco del Plan Senegal Emergente”, el cual se centra en la renovación urbana y del que se espera conseguir la capacidad de producir 15 mil viviendas nuevas al año mientras se fortalecen los programas de mejoramiento para barrios marginales. Con este enfoque integral se espera asegurar la capacidad de las nuevas zonas urbanas para adaptarse a los nuevos residentes y proporcionar una mejor calidad de vida para quienes ya viven en urbes.

La planificación integrada garantiza comunidades más fuertes

La dedicación a crear planes integrados por parte de los participantes fue otro de los ejes comunes durante la sesión del martes pasado. Los ministros coincidieron en la necesidad de integrar los planes de desarrollo con los distintos niveles de gobierno y tomando en cuenta las zonas metropolitanas. De acuerdo con el Ministro de Asuntos Internacionales de Kiribati, Atarake Nataara, la Nueva Agenda Urbana “reconoce la importancia de construir alianzas desde lo global, regional y nacional, hasta lo subnacional y local”. Construir coaliciones multinivel y multisectoriales pueden dar lugar a políticas más amplias y comprensivas.

Por otra parte, Julian Castro, instó a los participantes a adoptar la planificación integrada específicamente para las zonas metropolitanas. Comentó que integrando políticas y enfocándose en cómo las comunidades están conectadas, las ciudades pueden ser más resilientes y sustentables. Por ejemplo, Castro señaló que, si las ciudades continúan creciendo, se dependerá en mayor medida de las tierras de cultivo para proveer alimentos, por lo que una planificación urbana integral mejoraría la seguridad alimentaria.

Sin embargo, durante las conclusiones, los participantes concordaron en señalar que esperan el establecimiento de mecanismos de seguimiento sólidos con presentación de informes y plataformas de implementación para lograr la aplicación de la NAU en sus países y garantizar ciudades inclusivas, bien planificadas y con vivienda digna para todos. La visión a largo plazo y la colaboración fueron los temas en los que todos los participantes estuvieron de acuerdo.

Texto original en TheCityFix.com
Traducción: Ari Santillán/WRI México