XII C+T | Construyendo el Programa Integral de Seguridad Vial

Laura Ballesteros utiliza la bicicleta y el transporte público de forma común. (Foto: Diputados PAN DF/Flickr)

Pluma invitada: Laura Ballesteros es subsecretaria de planeación en Semovi e impulsora de políticas de movilidad y seguridad vial en la Ciudad de México. Laura será una de las ponentes en el XII Congreso Internacional de Ciudades y Transporte que se realizará del 10 al 12 de octubre en el World Trade Center de la CDMX. Te invitamos a ser parte de este evento en el que expertos internacionales y nacionales tratarán temas de relevancia para las ciudades. Regístrate aquí.

En los últimos años la Ciudad de México ha trabajado para cambiar el paradigma de la movilidad con la intención de construir y desarrollar una ciudad más humana. Las más nuevas políticas públicas y cambios en la normatividad han tomado a la persona como foco central, dejando atrás las iniciativas dirigidas a vehículos particulares. Bajo esta premisa, la actual administración se ha enfocado en la seguridad vial que se vive en la ciudad. La pérdida de vidas por hechos de tránsito es un problema grave que afecta día a día a los habitantes de la ciudad y el cual se debe erradicar.

A raíz de la estrategia global Visión Cero, implementada por primera vez en 1997 en Suecia y replicada en ciudades como Nueva York y San Francisco, el Gobierno de la Ciudad de México impulsó ─en noviembre de 2015─ y consolidó ─en marzo de 2016─, su política pública de seguridad vial “Visión Cero Accidentes CDMX” la cual se rige bajo la premisa de que ninguna pérdida de vida en las calles es aceptable. Como meta a mediano plazo se estableció reducir las muertes el 35% para el 2018, a través de acciones de seguridad vial realizadas por entes públicos y privados.

Las muertes y lesiones en las vías mexicanas representan un gran problema de salud, somos el séptimo país con más ocurrencias de hechos de tránsito a nivel mundial, representando la primera causa de muerte para la población de entre 5 y 30 años y la razón de que alrededor de 800 mil personas tengan que vivir con alguna discapacidad permanente. En el caso específico de la Ciudad de México, los hechos de tránsito cobran mil 91 muertes al año, siendo el 60% de las personas que fallecieron, peatones.

Desde la creación de la Ley de Movilidad ─publicada en julio 2014─ se ha venido cambiando el modelo y la tendencia sobre cómo se mueve la gente en la Ciudad de México, y se ha establecido a la seguridad vial como agenda prioritaria. En esta Ley se detona la creación de programas, reglamentos y organismos necesarios para reducir los hechos de tránsito y las fatalidades y lesiones severas causadas por estos. Dentro del artículo 12, fracción VIII se establece la necesidad de desarrollar una estrategia de seguridad vial, así como medidas de accesibilidad universal y mantenimiento para banquetas y calles. Asimismo, el artículo 42 nombra específicamente al “Programa Integral de Seguridad Vial” (PISVI), donde se establece que “deberá considerar todas las medidas administrativas y operativas que garanticen la seguridad vial de los usuarios de la vía, anteponiendo la jerarquía de movilidad”.

Bajo estas líneas y necesidades, en junio del presente año se inicia la elaboración del Programa Integral de Seguridad Vial bajo el liderazgo de la Secretaría de Movilidad (SEMOVI), con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Laboratorio para la Ciudad, en colaboración con especialistas y autoridades de España: Consultora Acciona Ingeniería y la Asociación Española de la Carretera.

El PISVI será el instrumento regulador donde se alinearán las estrategias y acciones de normatividad, infraestructura y política dirigidas a reducir los hechos de tránsito y mejorar la seguridad vial de la población residente y flotante de la Ciudad de México.

El Programa se alinea con el Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020 emitido por la Asamblea General de las Naciones Unidas, Plan que exhorta a los países miembros a garantizar mejoras en Seguridad Vial a través de planes y acciones concretas. El PISVI se basa en los 5 pilares establecidos en el Plan del Decenio:

  • Pilar 1: Gestión de la Seguridad Vial: Administrar bajo un mismo ente todas las estrategias y acciones de seguridad vial.
  • Pilar 2: Vías de tránsito y movilidad más seguras: Aumentar la seguridad vial a través de adecuaciones e intervenciones en la infraestructura de las vialidades en beneficio de todos los usuarios de la vía, con especial énfasis en los vulnerables (peatones y ciclistas).
  • Pilar 3: Vehículos más seguros: Alentar la introducción de mejores tecnologías de seguridad pasiva y activa de los vehículos, impulsar un mejor funcionamiento y reducir probabilidades de fallas.
  • Pilar 4: Usuarios de vías de tránsito más seguros: Impulsar un mejor comportamiento de los usuarios de las vías de tránsito a través de las normas apoyadas en campañas y educación.
  • Pilar 5: Respuesta tras los accidentes: Aumentar la capacidad de respuesta tras un hecho de tránsito y mejorar los sistemas de salud de la ciudad.

Dentro de los contenidos del PISVI, se encuentra un diagnóstico, metas, objetivos específicos, subprogramas, líneas programáticas y acciones relacionadas con otros instrumentos de planeación; así como responsabilidades que regirán el desempeño de su ejecución, acciones de coordinación con Dependencias Federales, Entidades Federativas y Municipios, además de mecanismos específicos de evaluación y actualización, todo en relación con la seguridad vial.

De primera instancia, el Programa establecerá 12 acciones de alto impacto, alineadas a la Visión Cero Accidentes CDMX, con las cuales se busca disminuir en un corto plazo las muertes y lesiones por hechos de tránsito.

Cabe destacar que el Programa Integral de Seguridad Vial está involucrando en su construcción las opiniones e insumos de la sociedad civil organizada y de los funcionarios públicos de diversas dependencias, a través de talleres participativos que tuvieron lugar en agosto y septiembre del presente año. Los talleres “Rumbo al Programa Integral de Seguridad Vial - Diagnóstico y Acciones de Gobierno para Salvar Vidas”, cumplieron con la función de recopilar todas las opiniones, inquietudes y sugerencias de los participantes, así como para validar que dicha información se viera reflejada en el diagnóstico del PISVI. 

Aún quedan dos talleres más por realizarse, en los cuales se trabajará sobre las estrategias y acciones del PISVI, contemplando poder finalizar el documento para noviembre de 2016. Con el Programa se busca seguir reduciendo las fatalidades y lesiones severas por hechos de tránsito, bajo la misma línea que Visión Cero Accidentes y el nuevo Reglamento de Tránsito, el cual, a 7 meses de su implementación ha logrado reducir un 18% las muertes en las vías.

*Este artículo es responsabilidad exclusiva de la autora y no representa, necesariamente, la postura de WRI México, del World Resources Institute o de este portal.