La adicción al auto termina en el trabajo

Aspecto de la Ciudad Administrativa de Minas Gerais. (Foto: Ana Paula Hirama/Flickr)

La Iniciativa de Ciudades Sustentables y Habitables del Centro Ross para Ciudades Sustentables de WRI apoya a líderes clave en China, India y Brasil para mejorar la calidad de vida en las ciudades y la sustentabilidad ambiental. La serie en nuestro blog sobre la Iniciativa habla sobre algunos de los proyectos que buscan crear mejores ciudades.

Si no se da un cambio dramático en nuestras ciudades, en el 2050 tendremos más de 2 mil millones de autos circulando en las calles del mundo afectando nuestra salud y representando un gran riesgo para el planeta. La ciudad de Belo Horizonte, en Brasil, ha comenzado a cambiar la cultura “autocéntrica” desde el trabajo.

Los gobiernos locales en Brasil no han logrado resolver los problemas causados por el aumento en la tasa de motorización como contaminación, congestión e incidentes de tránsito. Ciudades como Porto Alegre y Sao Paulo han implementado políticas de gestión de la demanda (TDM, por sus siglas en inglés) como restricciones de circulación por número de placa, aumento en los precios de estacionamiento y más, pero los resultados han sido variables. Muchas urbes brasileñas simplemente no cuentan con la infraestructura de transporte público, estabilidad económica y voluntad política para que las políticas de gestión para toda la ciudad sean viables.

Cambiando los hábitos de traslado en el trabajo

Un proyecto en Belo Horizonte busca ofrecer una solución.

El programa de Ciudades Sustentables de WRI Brasil logró una alianza con el gobierno estatal de Minas Gerais para promover hábitos de transporte más sustentables con los trabajadores de la Ciudad Administrativa de Minas Gerais (CAMG). Las oficinas del gobierno estatal son el lugar de trabajo de aproximadamente 17 mil empleados, muchos de los cuales pasan más de dos horas trasladándose en auto privado o motocicleta.

Investigadores de WRI, en conjunto con trabajadores de la CAMG comenzaron con una guía detallada sobre cómo desarrollar un plan corporativo de movilidad, investigando los hábitos de traslado de los empleados y la infraestructura en las oficinas, así como los costos de transporte para desarrollar un Diagnóstico de Movilidad Corporativa. A partir de éste, las dos organizaciones comenzaron a identificar posibles oportunidades para disminuir el uso vehicular de los empleados, mejorar sus tiempos de traslado y, por ende, su calidad de vida.

Así que ahora la CAMG está trabajando con la Agencia de Tránsito de Belo Horizonte (BHTRANS), para reemplazar dos rutas de buses con líneas de BRT conocidas como MOVE, que son más rápidas, baratas y confiables. Estas nuevas líneas también se conectarán con terminales importantes a las que no llegaban las rutas anteriores, dándole mayor acceso al transporte público a los trabajadores de la CAMG. Se espera que estos cambios comiencen a funcionar a finales de este año.

La CAMG también está instalando biciestacionamientos y regaderas para los empleados, así como una nueva ciclovía que conectará las oficinas con la terminal de transporte público más cercana. AMG también está considerando la posibilidad de implementar políticas para compartir autos y tarifas de estacionamiento para desalentar el uso de vehículos privados e incentivar opciones de traslado más sustentables.

Políticas que benefician a los empleados y a las compañías

Si se ejecuta de manera correcta, el plan de la CAMG le ahorrará a los empleados dinero y tiempo; al mismo tiempo que se reducirá el uso del auto.

También existen beneficios para la CAMG y otras compañías que implementen políticas de gestión. Las políticas que mejoran la calidad de vida y valoran el tiempo de los empleados tienen el poder de atraer y retener talento. De acuerdo con la revista Fortune Business, 90 de los 100 mejores lugares para trabajar contaban con planes corporativos de movilidad en 2014.

Escalando el éxito

El proyecto de Belo Horizonte no sólo representa una oportunidad para la CAMG, sino también para que las autoridades locales ganen experiencia en el proceso y observen los beneficios de un plan de gestión corporativo. Ahora, Belo Horizonte planea lanzar la primera política pública de movilidad corporativa de América Latina. La cual obligará a las grandes compañías a implementar planes de movilidad corporativa para compensar el impacto por los traslados de sus miles de empleados. Esta vanguardista política pública será un ejemplo para el resto de las ciudades brasileñas, así como para otras ciudades alrededor del mundo.

La Iniciativa de Ciudades Sustentables y Habitables es posible gracias al generoso apoyo de la Fundación Caterpillar.

*Texto original publicado en TheCityFix. Traducción: Daniel Gonikman/WRI México.