Las ventajas de guardar el auto

Ciclistas reciben kits de seguridad gratuitos hoy en la CDMX. (Foto: Ari Santillán/WRI México)

Con 399 votos a favor, una abstención y ninguno en contra, la Cámara de Diputados mexicana aprobó declarar el 22 de septiembre como el Día Nacional Sin Auto, conmemoración a nivel internacional que busca demostrar las ventajas de reducir el uso de los automóviles particulares y aumentar los desplazamientos en modos de transporte sustentables.

A lo largo de la historia del automóvil, su uso se ha visto restringido por cuestiones políticas, económicas o religiosas, sin embargo fue hasta 1994 cuando se hizo el primer gran llamado a retomar este tipo de iniciativas durante la conferencia “Ciudades Accesibles” de Toledo, España.

El primer día sin auto

A raíz de la Guerra del Sinaí en 1956, el suministro de petróleo se vio afectado en toda Europa, lo que provocó que se implementaran restricciones como la Ley de Racionamiento de Países Bajos en la que, entre otras cosas, se prohibía el uso de autos particulares los domingos, se implementaba un límite de velocidad de 100 Km/h y en general se invitaba a limitar el uso del auto lo más posible. Otro ejemplo que antecede a la iniciativa presentada en Toledo ocurre cada año durante la festividad judía de Yom Kippur en Israel. Durante este día todos los vehículos motorizados ─incluyendo motocicletas─ dejan de circular, con excepción de los servicios de emergencia. Esto provoca la disminución en un 99% de las emisiones de oxido de nitrógeno en Tel Aviv y Jerusalén, las dos ciudades más grandes de dicho país. Los ciudadanos que no celebran la festividad aprovechan la ausencia de tráfico en las calles para disfrutarlas.

Impulsando el Día Mundial sin Auto

El Día Mundial sin Auto busca escalar su impacto más allá de un día. Busca mostrarle a la gente que es posible reducir la dependencia con la que se utiliza el auto y así lograr que sociedad y gobierno trabajen juntos para construir ciudades en las que se privilegien formas más sustentables y eficientes de moverse. Hay ciudades en el mundo, como París y Bogotá, que ya están tomando medidas para hacer del Día sin Auto algo más que un evento anual y tener un impacto significativo en la calidad de vida de sus habitantes.

En Bogotá desde el año 2000, durante el primer periodo de Enrique Peñalosa como alcalde de la ciudad, se comenzaron a implementar los Días sin Carro, que se festejan (sí, se considera “La Fiesta del Transporte Publico”) anualmente cada primer jueves de febrero. Durante este día, de las 5:00 am a las 7:30 pm, se prohíbe la circulación de autos y motos por las calles de la ciudad, los conductores que no cumplan con la prohibición reciben una multa equivalente a 2 mil 170 pesos mexicanos. Durante esta jornada anual dejan de circular más de un millón 700 mil autos.

En el primer día sin auto en París, en 2015, se restringió la circulacion a vehículos privados en el 30% de la ciudad. Durante este día, la contaminación en las áreas libres de autos se redujo hasta un 40%. El éxito de esta iniciativa fue tal que ahora cada primer domingo de mes se prohíbe la circulación en diez de las vías más importantes de la ciudad, entre ellas Champs Elysées. Aunado a esto, la ciudad comenzará un período de prueba en el que se cerrará la Voie Georges-Pompidou ─una autopista que corre a las orillas del Sena─, a la circulación de automotores por seis meses, antes de decidir si se vuelve permanente. Este año, estarán libres de autos casi 650 kilómetros de calles en la zona centro de la ciudad. 

Todos los domingos sin auto

El programa Muévete en Bici inició operaciones en la Ciudad de México hace nueve años con el cierre del Paseo de la Reforma y una serie de arterias para el uso exclusivo de modos de transporte no motorizados entre las 8:00 am y las 2:00 pm. Actualmente se cierran 55 km de la capital mexicana para el disfrute de niños, adultos, habitantes y visitantes de la CDMX.


La Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México, regala chalecos y
placas reflejantes en distintos puntos de la capital. (Foto: Ari Santillán/WRI México)

Al igual que el año pasado, el gobierno de la ciudad ha anunciado que el primer cuadro de la ciudad estará cerrado al paso de automóviles motorizados, con excepción de los vehículos de emergencia; además de realizar una fuerte campaña para fomentar el ciclismo urbano mediante el obsequio de kits de seguridad y un mes extra al inscribirse al sistema de bicicletas público Ecobici; los usuarios ya registrados podrán ocupar la Ecobici por el doble del tiempo.

El Día Mundial sin Auto prueba que, con un pequeño esfuerzo es posible reducir la dependencia al auto particular y caminar rumbo a una ciudad más sustentable y saludable en las que todos podamos convivir de manera más armoniosa, sin tener que ser víctimas de todos los problemas que genera el uso excesivo del automóvil. Menos tráfico, menos contaminación, más espacio para que nuestros niños jueguen, menos enfermedades, entre otras ventajas, se pueden lograr si trabajamos por ciudades con menos autos… o quizá, algún día, por una ciudad sin autos.