FRIDAY FUN: Pequeño peatón imprudente: el largometraje sobre (la falta de) las aceras en México

Pequeño peatón imprudente, el documental sobre el estado de las aceras en México.

El estado de las aceras en México dista mucho de ser ese espacio de intercambio y comunicación; incluso, ciudades como Monterrey, Nuevo León han cedido tal cantidad de espacio para los automóviles que las banquetas son un bien escaso.

Fue en esta ciudad donde Enrique López estudió Arquitectura y donde, pese a utilizar su automóvil de manera constante, entendió la necesidad de reconfigurar el espacio público para hacerlo accesible a las personas.

Arquitecto, cineasta, productor y activista, Enrique creó el documental “Pequeño Peatón Imprudente”, largometraje que busca acercar este problema a la sociedad en general para generar mayor empatía entre todos los ciudadanos sin importar cuál es su medio de transporte.

¿Cómo surge la idea de hacer un documental sobre peatones?

“Durante mi último semestre de la carrera en el Tec de Monterrey estuve involucrado en un proyecto que analizó el campus universitario y su entorno. Ahí me di cuenta que los estudiantes estábamos en una especie de burbuja y una vez fuera, la calle se sentía bastante insegura”, comenta.

Esta “espinita” terminó en un cortometraje que exponía este caso llamado “La Burbuja”. A partir de ahí, Enrique se propuso “hacer un producto audiovisual que pudiera explicar a las personas ajenas a la arquitectura y el urbanismo cuál es el problema y cómo se origina por una falta de interés o de capacidad para entenderlo (…) La mayoría de la gente no lo nota pero es una cuestión en la que todos deberíamos estar involucrados”, afirma.

¿Cuál es el objetivo de este documental?

Enrique sabía que no podía llegar a la sociedad hablando de Jane Jacobs, por ejemplo, o con términos arquitectónicos especializados, por lo que se propuso “ser intermediario y explicar los conocimientos que tenemos como urbanistas y arquitectos, al mismo tiempo que la población en general nos contaba sus inquietudes”.

Este pensamiento fue el que le dio la estructura a “Pequeño Peatón Imprudente”, en el que se intercalan comentarios de expertos, activistas y personas sin conocimientos técnicos, así como una relación entre ciudades de distintas partes del mundo como París y Barcelona con urbes mexicanas.

“Quiero despertar a la sociedad, que sepan que no sólo porque la mayoría de la infraestructura esté hecha para el automóvil, esté bien”, agrega.

El arquitecto critica la visión mexicana de “hacer ciudad”, pues piensa que aún hoy, muchos mexicanos creen que el progreso se observa en las vías para automóviles cada vez más largas y anchas; “la gente tiene esta idea de que “primer mundo” es igual a carreteras cruzando en medio de la ciudad. Mi intención es que la gente se dé cuenta que no somos libres de caminar por donde queramos, que es un derecho que todos tenemos pero que pocas veces lo ejercemos y, cuando lo hacemos, es bastante difícil”.

Pero… esto no es Europa

“Sí, no estoy tratando de decir que tenemos que copiar a París o Barcelona; no por implementar algunos de sus proyectos México va a dejar de ser México pero si nuestra infraestructura actual no nos deja movernos libremente, hay que cambiar algo, definitivamente”.

Automovilista en defensa de los peatones

Enrique confiesa que maneja desde “la prepa” y que, incluso, cuando decidió estudiar en Monterrey, siendo oriundo de Sonora, sus papás lo cuestionaron sobre las dificultades de llegar a una nueva ciudad sin automóvil; “me decían que iba a ser muy difícil e inseguro… que no podía andar caminando por ahí”. Sin embargo, logró conseguir un vehículo para moverse en la norteña ciudad.

Conforme pasaba su estadía en Monterrey, comenzó a conocer colectivos y activistas que comenzaron a hacer ruido sobre el estado de las aceras, lo que le generó mucha empatía, aunque no dejó de utilizar su auto.

“Últimamente he comenzado a moverme más a pie cuando puedo porque aunque hay veces en que no tengo ganas de manejar y quiero caminar, la ciudad me lo impide de cierta manera”, se defiende.

El origen

El novel productor de cine afirma que “lo primero que somos todos es peatones” por lo que es primordial entender y hacer las ciudades para los de a pie. Además, habla de otros grupos que son violentados por las ciudades como los ciclistas; y pone especial énfasis en las personas con discapacidad.

Construyendo el documental

A partir de agosto de 2015, Enrique comenzó a entrevistar a personas que se encontraba en la calle y a contactar a organizaciones con trabajo relativo a los peatones. Así llegó al colectivo norteño La Banqueta se Respeta y a la Asociación Civil nacional Liga Peatonal, así como a otros expertos y activistas de distintas ciudades mexicanas. También se contactó con la Unidad de Atención para Personas con Discapacidad (UNIDEA), con quienes trabajó para mostrar la realidad de las personas con discapacidad ante la infraestructura que privilegia al automóvil en las ciudades mexicanas.

Enrique comenta que tardó alrededor de un mes en las grabaciones, ya que contó con el apoyo de amigos y familiares que le ayudaron a crear el material que compara distintas ciudades. Con la edición casi terminada, se enteró de la Carta de los Derechos del Peatón, documento de la Liga Peatonal con el que cerró su obra con broche de oro.

“Pequeño Peatón Imprudente” recorre más de una decena de ciudades y recupera declaraciones de expertos y personas “de a pie” para mostrar cómo “la sociedad minimiza al peatón, cómo se ve como algo insignificante”, menciona; así como la forma en la que “siempre hay gente quejándose por la gente que no usa el puente peatonal o se cruza a mitad de la calle”.

El largometraje ofrece una visión “a nivel de banqueta” sobre la realidad detrás de aquellos pequeños seres cuya mayor irresponsabilidad es caminar por una ciudad no apta para ello.

“Pequeño Peatón Imprudente” se presentará en el Festival Internacional de Cine de Monterrey que se llevará a cabo entre el 22 y el 28 de agosto en esta ciudad neoleonesa. Checa el tráiler aquí.