PROTRAM, financiamiento desde el gobierno para un mejor transporte público urbano en México

El Tren Suburbano entre el Estado de México y la Ciudad de México ha sido uno de los proyectos PROTRAM. (Foto: Rasmin/Flickr)

Las ciudades se han convertido en los actores principales para lograr la sostenibilidad mundial; éstas son las mayores responsables de generar los cambios que nos permitan disminuir la emisión de contaminantes, reducir los desechos y aumentar la calidad de vida de más de la mitad de la población mundial.

Así, los acuerdos internacionales y programas nacionales tienen a las ciudades como el epicentro de las acciones, sin embargo, este proceso no es sencillo, aunque hay casos de éxito como el Programa de Apoyo al Transporte Masivo, mejor conocido como PROTRAM, el cual ofrece invaluable apoyo a las ciudades que buscan mejorar la calidad de vida de sus habitantes a través del mejoramiento de su transporte público.

El inicio

En 2008 el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) creó este Programa ─a través del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras)─ para “apoyar el financiamiento de proyectos de inversión en transporte urbano masivo” con un objetivo sustentable.

Enfocado en ciudades con medio millón de habitantes o más, PROTRAM tiene como objetivos:

  • Impulsar el desarrollo de las ciudades contribuyendo a solucionar el crónico deterioro de la movilidad urbana, mejorando la calidad de vida de sus habitantes e incrementando su productividad y competitividad.
  • Promover la planeación del desarrollo urbano y metropolitano sustentable.
  • Apoyar el desarrollo integral de sistemas de transporte público sustentables, eficientes, seguros, cómodos y accesibles.
  • Respaldar las políticas de uso eficiente de la energía a través de proyectos de transporte masivo y racionalización del uso de automóviles.
  • Movilizar el capital privado en proyectos de inversión en transporte urbano masivo financieramente viables.

Además, este programa apoya a las ciudades mediante estímulos económicos que les permitan realizar proyectos de transporte público masivo eficientes, sustentables y financieramente viables desde su estudio técnico hasta su implementación, pasando por el financiamiento para unidades e infraestructura y su gestión y operación, mediante aportaciones “recuperables” y “no recuperables” (a fondo perdido).

Ciudades PROTRAM

Para ser “elegible”, una ciudad debe contar con ciertas características como: tener una expansión urbana y motorización intensas, contar con un Plan Integral de Movilidad Urbana Sustentable (PIMUS), obtener una opinión favorable de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte sobre la factibilidad técnica, obtener una manifestación de impacto ambiental y demostrar la viabilidad financiera y jurídica del proyecto, entre otros.

Asimismo, los proyectos deben estar enmarcados en el transporte público masivo (tren suburbano, metro, tren ligero, tranvía, BRT u obras de integración multimodal) para ser elegibles; para esto, CTS EMBARQ México ofrece su asesoría técnica especializada a PROTRAM; “no decidimos quién va o no va, quienes deciden son el Consejo Consultivo conformado por distintas secretarías federales”, afirma Jesús Ríos, miembro del equipo PROTRAM en CTS EMBARQ México.

¿Por qué apoyar los sistemas de transporte público masivo?

En México, las ciudades han evolucionado de manera “no sustentable” debido a la débil planeación urbana, provocando urbes expandidas de baja densidad (distantes, dispersas y desconectadas); el territorio abarcado por las ciudades crece tres veces más que la población. Además, en sólo 32 ciudades viven alrededor de 60 millones de habitantes (más de la mitad de la población nacional).

Ante este panorama, PROTRAM pretende revertir este crecimiento urbano hacia uno con ciudades “competitivas, vivibles y sustentables”, más densas y compactas que mejoren la calidad de vida no sólo con sistemas de transporte público eficientes sino a través de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, la disminución de la congestión en las calles, entre otras externalidades positivas.

Así, en los ocho años que lleva el programa se han logrado implementar 5 corredores BRT y un tren suburbano en cuatro estados y en la Zona Metropolitana del Valle de México; además de estar en fase de construcción 6 líneas más de BRT y 2 de metro en seis estados y en la ZMVM y 8 proyectos de BRT en distintas ciudades mexicanas en “evaluación” y otros 15 proyectos más en fase de estudio.

Caso de éxito

El impulso generado por PROTRAM en las ciudades mexicanas ha logrado traspasar fronteras, por lo que distintos países latinoamericanos se han acercado para saber “¿cómo le hicieron?”, ya que resulta un caso replicable para distintas ciudades alrededor del mundo.

PROTRAM es una de las herramientas más fuertes de la autoridad federal para promover estos cambios hacia ciudades sustentables, aunque es importante recalcar que el éxito en la implantación de un sistema recae en la ciudad, ya que es ésta la que debe contar con un proceso claro que permita tomar las mejores decisiones de acuerdo con su contexto particular.