“¡Es México, goei!”

Ciclistas en la Ciudad de México. (Foto: CTS EMBARQ México/WRI)

OPINIÓN. El día jueves 28 de julio todos fuimos testigos, a través de las redes sociales, de un video en donde uno de nuestros colaboradores, editor de este blog, fue amedrentado, agredido e insultado por un individuo que considera que está sobre la ley. Inclusive tuvo el descaro de explicarnos con una frase lapidaria, que usaba el carril exclusivo de bicicleta y que podía hacerlo, porque “¡Esto es México, goei!”. Es decir, lo hacía porque su posición de privilegio (hombre blanco de clase alta o media alta) lo pone en este país sobre las instituciones. La reacción de las redes sociales no se hizo esperar y fue ejemplar en señalar, más que el hecho vial, la actitud de prepotencia y clasismo que representó este acto y del cual muchas personas estamos hartas.

Sin embargo, hay varios elementos que resaltan en el video como signos de cambio y que me gustaría resaltar:

  • La transformación de la ciudad y de la ciudadanía: la bicicleta y su uso masivo son una realidad en la Ciudad de México. Es innegable que la Ciudad de México ha sufrido una transformación urbana que hace 10 años hubiera sido impensable. Desde las 6 líneas de metrobús hasta el uso extendido de la bici en la ciudad como una alternativa al congestionamiento. Nadie hubiera adivinado que podríamos usar bicicleta antes, en la ciudad de los vochos verdes y los peseros; sin embargo, el uso generalizado de la bici ya es una realidad. Esto gracias a iniciativas como “Muévete en Bici”, Ecobici (el primer sistema de bicicleta público de México que sentó un precedente a nivel Latinoamérica y que hoy cuenta con un promedio de 31 mil viajes diarios en bicicleta por la #CDMX) y el esfuerzo de instituciones pioneras como ITDP, Bicitekas e Insolente a las cuales reconocemos como verdaderos agentes de cambio. El agredido fue un ciclista y muchas personas, gracias a las redes sociales, están comprendiendo y exigiendo el uso compartido y pacífico de las calles.

  • ¡El agente de seguridad hizo su trabajo! Otro de los eventos que resaltan, y que debemos de reconocer, fue el oportuno involucramiento del valiente policía bancario que defendió e intervino pacíficamente en la defensa de este usuario vulnerable. Acto que resalta por su impacto positivo en el imaginario social, debido a que existe la generalizada concepción de que nuestras instituciones casi siempre fallan en la impartición de justicia. Sin embargo, debemos de recordar que las instituciones se conforman por la suma de las acciones de los individuos y, antier, ¡este policía hizo su trabajo! Esperamos que su actuación resulte ejemplar para todos los demás servidores públicos dentro de nuestras instituciones, este tipo de actuar sea la norma y no la excepción. Sigue el proceso de la denuncia y esperamos que este acto genere una sanción conforme a la ley hacia esta persona. Sin embargo, queda pendiente la discusión de cómo mejorar los procesos de impartición de justicia: que sea menos engorroso hacer denuncias y que la justicia sea más rápida y expedita. Si bien el hecho parecería no tener importancia porque no hubo homicidio, es la acción de las autoridades en la prevención y en la sanción con la que se evita que la violencia y los delitos escalen. 
  • La enorme área de oportunidad que nos presta la siniestralidad vial. Cuando un siniestro ocurre constantemente es una muestra clara de que debemos rediseñar la calle para que ésta sea más segura para todos los usuarios (priorizando a los más vulnerables). Las calles son más seguras por su diseño. ¿Cómo podemos mejorar el diseño de ese carril bus-bici en Félix Cuevas para que la convivencia en la calle sea más segura para todos? ¿Qué cosas podemos hacer en otras calles de la ciudad para reducir siniestros viales?

  • La reacción solidaria de la ciudadanía. Hubo varios ejemplos impresionantes de solidaridad y unión entre las personas. Vale la pena recordar al usuario de Ecobici que arriesgó su vida al ponerse frente al vehículo y tuvo que correr para que no lo arrollaran y que, no conforme a eso, persiguió al automovilista que se dio a la fuga y permaneció con Ari en el MP hasta las 7 de la mañana. También está la gente que trató de asistir al policía para evitar la huida del agresor. Los automovilistas que pasaban por ahí, que daban muestras verbales de apoyo e inclusive registraron el evento. Por último, a las innumerables personas en redes sociales que compartieron el video de la Liga Peatonal (visto casi 3 millones de veces y compartido casi 200 mil) y lo hicieron del conocimiento público general. Ari pasó 10 horas en el Ministerio Público sin poder concretar su denuncia y a las 7 am decidió regresar a su casa a falta de peritos; fue gracias a las redes sociales que las autoridades reaccionaron.

A mí el evento me pareció simbólico, una oportunidad para reflexionar sobre el México que queremos, pero sobre todo una muestra de que en nuestro país sí suceden cosas para vivir mejor. Una muestra de que existen individuos en nuestras instituciones que actúan en defensa de la ciudanía, una muestra de que la sociedad ya está harta y no tolera más actos de nepotismo o de prepotencia, que ya está harta de que en México los individuos por su condición económica o social estén sobre la ley y, sobre todo, un México en donde el cambio es posible, tal y como esta ocurriendo con el movimiento ciclista y peatonal en nuestras ciudades.

Espero que este evento se vuelva un símbolo y que la frase de “¡Es México, goei!” se recontextualice para representar que aquí, en México, no existe la impunidad, que nadie está encima de la ley y que la sociedad ya no permite abusos. Es México, goei, y aquí las autoridades y los automovilistas cuidan a los usuarios más vulnerables de nuestras calles: a los niños, a los adultos mayores, a los ciclistas, a los peatones. Es México, goei, y aquí la calle es segura y disfrutable para todos.

Aquí puedes ver el video de la agresión.

 

Este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa, necesariamente, la postura del CTS EMBARQ México, del World Resources Institute o de este portal.