Movilidad Disruptiva | El arte de la movilidad urbana sustentable

Actividad de Bicicom en el centro de la CDMX (Foto: Bicicom/Facebook)

Los grandes problemas de las ciudades no se pueden resolver desde una sola visión. Por esto, CTS EMBARQ México ha impulsado el desarrollo de nuevas ideas que ayuden a mejorar la forma en la que nos movemos en las ciudades. Después de un intenso proceso de incubación, CTS EMBARQ México y NUMA presentan a la primera generación de seis emprendedores que, con sus ideas y el apoyo de ambas organizaciones, serán un importante eslabón en la construcción de ciudades en 3C (mejor conectadas, más coordinadas y más compactas). En una serie de seis textos te presentaremos estas historias de innovación y emprendimiento.

ENTREVISTA. Lo que nació como una propuesta artística para integrar el popular y céntrico barrio de La Merced en la Ciudad de México con los distintos oficios que se ofrecen en éste y la apropiación del espacio público tan característica de sus habitantes y visitantes, es ahora un sólido modelo de negocio que busca, a través de extrañas bicicletas que remiten a orugas, mostrar una nueva forma de conocer la ciudad: Bicicom.

“La cuestión de la bicicleta es muy interesante porque hay toda una memoria con la bicicleta en el barrio, no sólo por San Pablo (lugar caracterizado por tener negocios especializados en este vehículo no motorizado), sino por los diferentes oficios como los diableros (personas que jalan un pequeño aparejo de aluminio con productos), los triciclos (que suelen vender comida) o los bicitaxis. Son un tema muy vivo y nos gustaba la idea de fingir que era una trajinera (pequeña embarcación prehispánica para trasladar gente y productos a través de canales) que transitara por el barrio sin ser invasiva. Era interesante esa mezcla de sustentabilidad con integración social y uso del espacio público”, comenta Paola Cabrera, cofundadora de Bicicom.


Imagen especial (Bicicom)

El proyecto artístico nació en 2013 después de ganar un premio otorgado por Conaculta (ministerio de cultura mexicano). De ahí, comenzaron a vislumbrar los alcances de este proyecto, más allá del arte. “A finales de 2014 decidimos salir para ver esto como un modelo de negocio, pero no sabíamos cómo ofrecerlo, cuánto tenían que durar los recorridos, cuáles debían ser las características. En La Merced tuvo mucho éxito, pero era gratuito”, agrega Donovan Soriano, cofundador de Bicicom.

“Desde el principio nos dimos cuenta del potencial de esto. La gente que veía las bicicletas en la calle se emocionaba y tomaban fotos; hicimos conciertos en bici y los automovilistas aplaudían cuando normalmente se ponen furiosos (por el tráfico y la velocidad de las bicicletas)”, afirman ambos artistas.

De artistas a empresarios

El equipo artístico que arrancó el proyecto está conformado por diseñadores industriales, gráficos y audiovisuales, además de arquitectos y otros profesionales que poco sabían del mundo empresarial. Lo suyo era hacer arte.

Obviando esto, salieron a las calles a dar paseos en sus bicicletas oruga para descubrir cómo podían capitalizar el proyecto. “Empezamos a trabajar en distintas zonas como el Monumento a la Revolución, el Zócalo, Isabel la Católica, Regina y Reforma para que la gente nos conociera y para tantear el terreno”, comenta Soriano.

Así se dieron cuenta que la gente estaba dispuesta a pagar, mientras estudiaban a fondo el Reglamento de Tránsito para conocer las posibles trabas. “En realidad el único problema era el cobro y comenzamos a pedir cooperación voluntaria con lo que manteníamos las bicicletas y pagábamos a los choferes”, dice Cabrera.

Ya para 2015 tenían una idea más clara del camino a seguir, por lo que comenzaron a tocar puertas buscando financiamientos; hicieron más pilotos ─incluyendo nuevos modelos de bicicletas comunitarias─ y buscaron otros modelos de negocio. Así llegaron a la Semana del Emprendedor, evento organizado por el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) donde se enteraron del Batch de Movilidad que convocaron Venture Institute (hoy NUMA) y CTS EMBARQ México.

No es tan fácil emprender

Una vez seleccionados, las cabezas de Bicicom descubrieron “toda la cuestión de las incubaciones”. “Nos informamos, nos enteramos y nos vinculamos”.

“Entendimos más sobre cómo se manejan las empresas; entramos a un ecosistema de emprendurismo que ayuda mucho: aprendes en todo momento”, comenta Soriano.

“Comenzamos a entender la estructura, lo que no nos importaba mucho nos comenzó a importar; como la parte administrativa que la comenzamos a llevar de una manera más seria. También empezamos a ponernos metas más exactas; antes nuestras juntas eran para seguir inventando cosas, nunca habíamos hecho una junta para ver el modelo de negocio”, confiesa Cabrera.

Actualmente, sus bicicletas son ligeras y fáciles de manejar, permiten que personas con discapacidad, adultos mayores y niños puedan disfrutar de los paseos, ya tienen una imagen corporativa sólida y su modelo de negocio “ya no está tan disperso, tiene de chile, de mole y de pozole pero ordenado”, comentan los emprendedores.


Decálogo de Bicicom (Foto: especial)

Pese a todo, estos artistas han logrado avanzar y enfocarse en el sector turístico. “Estamos a punto de lanzar la primera ruta histórica que opere diario, ya como modelo de negocio”, adelanta Soriano.

Con esto, también planean “esforzarse” en la cuestión tecnológica, desde mejorar el sistema de cobro hasta utilizar tecnología como lentes 360° que le permita a la gente “estar adentro del edificio, estando afuera”. Para lograrlo, planean lanzar el proyecto a una plataforma de Crowdfunding “porque necesitamos recursos, que es lo que nos está deteniendo”, afirman.

Además, planean que Bicicom sirva para acercar las nuevas tecnologías a gente de escasos recursos, al tiempo que viven una experiencia en bicicleta.

El transporte del futuro

Pero sus planes no quedan ahí, quieren que Bicicom también sea un novedoso modo de transporte urbano. “Va a ser un golazo, lo sabemos porque lo hemos vivido”, comenta Cabrera.

Sin embargo, estos creativos han entendido que el camino no es tan fácil ni tan rápido, por lo que aún se encuentran desarrollando la idea y solucionando detalles, sobre todo en el área de seguridad vial. Para lograrlo saben que deben mejorar sus bicicletas para que puedan utilizarse como transporte. Saben que la gente invierte mucho en gimnasios y pierde mucho en congestionamientos viales. “Con nosotros tendrías salud porque harías ejercicio diario, conocerías gente nueva todos los días, disfrutarías de la ciudad y no gastarías mucho dinero. Esto va a pasar porque tiene muchas cualidades como para desaprovecharse”, agrega Cabrera.

Si la bicicleta es el mejor medio de transporte actual, las bicicletas comunitarias serán el mejor medio de transporte del futuro.

Actualmente Bicicom (así como las otras cinco start-ups de este proyecto) se encuentra en un periodo de revisión de resultados por parte de CTS EMBARQ México con el objetivo de analizar sus avances y observar su crecimiento para encontrar las mejores áreas de oportunidad.