Serie Movilidad Disruptiva | Soluciones disruptivas rumbo a la accesibilidad universal

Una de las soluciones de Accesos Sin Límite en acción. (Foto: especial)

Los grandes problemas de las ciudades no se pueden resolver desde una sola visión. Por esto, CTS EMBARQ México ha impulsado el desarrollo de nuevas ideas que ayuden a mejorar la forma en la que nos movemos en las ciudades. Después de un intenso proceso de incubación, CTS EMBARQ México y NUMA presentan a la primera generación de seis emprendedores que, con sus ideas y el apoyo de ambas organizaciones, serán un importante eslabón en la construcción de ciudades en 3C (mejor conectadas, más coordinadas y más compactas). En una serie de seis textos te presentaremos estas historias de innovación y emprendimiento.

En México más de 23 millones de personas tienen diversos grados de dificultad para realizar actividades básicas; de los cuales, cerca del 65% no puede caminar o utilizar sus piernas. La gran mayoría (74.4%) debido a enfermedades o edad avanzada.

La movilidad para personas con discapacidad es un tema que ocupa a autoridades, organizaciones y expertos, ya que una persona que no puede moverse por sí misma disminuye su calidad de vida y la de su familia, además de las complicaciones para trasladarse a la escuela o al centro de trabajo. Incluso, la dificultad de desplazar a una persona con discapacidad motriz dentro de su hogar es un problema que se agudiza si no se cuenta con la capacidad económica para hacer adecuaciones.

Uno de estos casos fue el de la familia del ingeniero Gonzalo García Castilla, Director Operativo de Accesos Sin Límite; organización con una década de trabajo enfocado en el desarrollo y comercialización de tecnología para facilitar la movilidad de personas con discapacidad motriz.

La hermana menor de Gonzalo tuvo su primer brote de esclerosis múltiple a los 14 años, lo que generó diversos cambios en la forma de vida de su familia. “Aprendimos lo que significa que alguien no se mueva igual que los demás. Llegó un momento en que su condición de discapacidad se tornó en total cuadriplejia”, comenta.

La señora Castilla, mamá de Gonzalo, fue quien se dedicó a mover a su hija dentro del hogar, sin embargo, tras años de grandes esfuerzos, la salud de la señora también se vio mermada, “se provocó una hernia y tenía lastimada la rodilla y el hombro. Teníamos a la persona que más ayudaba a mi hermana lastimada”, confiesa Gonzalo.

Esta situación hizo que Gonzalo buscara alternativas que no deterioraran más la salud de su mamá pero, ante la falta de soluciones en México, tuvo que buscar en otros países hasta encontrar lo que necesitaba. Este proceso hizo que su hermana sugiriera que ocuparan la experiencia para ayudar a más familias en situaciones similares.

“Por la propuesta de mi hermana, empezó la creación de Accesos Sin Límite con el objetivo de ofrecer tecnología para favorecer la movilidad”.

Impulso inicial

Una vez convencidos, comenzaron a importar soluciones tecnológicas para un mercado que, en México, no contaba con muchas opciones. Gonzalo asegura que “nuestro país entró un tanto tarde al tema de tecnologías para personas con discapacidad, y la razón es que, desafortunadamente, guerras como la II Guerra Mundial provocaron una importante cantidad de gente mutilada que regresaban a sus casas con serios problemas de movilidad, lo que fomentó el desarrollo de este tipo de tecnología; nuestro país, para nuestra fortuna, no vivió esa experiencia y por eso hemos llegado tarde al tema de la movilidad de personas con discapacidad motriz”.

“Como importadores (de productos especializados para la movilidad de personas con discapacidad) nos dimos cuenta que la tecnología tiene un costo elevado y, aunque sí logramos penetrar una parte pequeña del mercado, sólo vendíamos a personas de alto poder adquisitivo”, afirma Gonzalo.

Esta situación los llevó a rehacer el modelo de su empresa, dos años después de haber arrancado. “Hicimos un modelo de negocio híbrido para no sólo comercializar tecnología de otros países, sino para tener un staff de desarrollo dedicado a crear tecnología con una relación costo-beneficio mucho más conveniente para el mercado mexicano y, en un futuro, para el latinoamericano”.

“Aprendimos lo que significa ser creativo y que no es nada fácil desarrollar tecnología en términos de recursos y capital”, comenta.

Así lograron acercarse a instituciones como el Conacyt para echar mano de apoyos gubernamentales y privados que les permitieran terminar algunos proyectos; se aliaron con la Universidad Anáhuac para contar con el apoyo de doctores en ciencias y maestros especializados que les ayudaron a tener desarrollos con un impacto real en la sociedad.

Después de una década de esfuerzo, Gonzalo comenta que actualmente cuentan con un equipo de ocho personas entre ingenieros y técnicos especializados y adelanta que espera aumentar su nómina este año. “Vamos a necesitar más gente para impactar en la sociedad con lo que hemos terminado de desarrollar”.

Frutos de la innovación

Sobre lo que han terminado de desarrollar, Gonzalo se refiere a tres productos que, después de años de ensayo, error y mejoras ya están listos para salir a la venta.

“El primer desarrollo que realizamos, que es el que apliqué con mi hermana, es una grúa portátil para utilizarse tanto en casa como en vehículos”, comenta García Castilla.

Este proyecto surgió luego de notar que el reto más importante para una persona con discapacidad son las “transferencias”, es decir, ir de la cama al baño o de la silla de ruedas al comedor o al auto. “El concepto se basó en crear un producto flexible que pudiera utilizarse en interiores y vehículos sin que representara grandes esfuerzos para quien asiste”.

Con el nombre de Eleva-T, esta grúa también puede ser adaptada a una plataforma móvil que permita mover a la persona con toda la infraestructura.

“El segundo proyecto que desarrollamos fue basado en la experiencia de nuestros clientes, quienes nos hicieron énfasis en los problemas que tiene una persona que está largo tiempo en una sola posición. El ser humano fue creado para estar en constante movimiento y cuando no es así, puede provocar importantes problemas de salud”, dice Gonzalo.

Con esto en mente, decidieron crear un exoesqueleto mecánico que le permita a las personas con discapacidad levantarse por sí solas y hacer ejercicios, además de, con un poco de práctica terapéutica, le permita caminar sin necesidad de apoyarse en otras personas.

El Aliado Bipedestador (Albi) está creado no sólo para mejorar la salud de sus usuarios, sino para mejorar su calidad de vida al ofrecer la oportunidad de caminar.

Este desarrollo, apoyado por doctores de la Universidad Anáhuac, pasó por diversas fases, entre las que descubrieron que un exoesqueleto robótico podía costar hasta medio millón de pesos, lo que los alejaba de uno de los objetivos de Accesos Sin Límite que es llegar a la mayor cantidad de gente en el contexto mexicano. El Albi es completamente mecánico y cuenta con las medidas de antropometría de los habitantes de América Latina.

Siguiente paso

Después de la experiencia obtenida en estos 10 años, Gonzalo decidió retomar su primer desarrollo, la grúa Eleva-T, y modificarla para ofrecer una solución que revolucionara las opciones de movilidad para personas con discapacidad que requieran hacer uso del transporte en la ciudad.

Este proyecto fue el que los acercó a CTS EMBARQ México y NUMA para ser parte del periodo de incubación, con el objetivo de lograr la comercialización de este producto.

“Descubrimos que existe una carencia en el mercado de vehículos adaptados para personas con discapacidad y que es muy necesario contar con transporte adaptado para que las personas con discapacidad puedan trasladarse en las ciudades como lo hacemos todos y como todos tenemos derecho a hacerlo”.

Una de las soluciones más comunes es adaptar camionetas que, mediante rampas, permitan acceder sillas de ruedas. Sin embargo, Gonzalo descubrió una serie de deficiencias como el aislamiento de la persona con discapacidad y, en algunos casos, la falta de cinturones de seguridad adaptados para la persona; además del alto costo que representa modificar un vehículo.

“Decidimos crear una solución disruptiva que se pueda masificar. Una grúa portátil capaz de guardarse en cualquier cajuela y cuyo armado es de menos de 5 minutos”, afirma.

El proyecto, enfocado para trabajadores del volante (sobre todo para el transporte público y privado individual), busca ser lo más accesible económicamente, con el objetivo de lograr que exista una mayor oferta de este servicio en las ciudades.

Este tercer producto de Accesos sin Límite, a diferencia de la grúa eleva-T, la grúa urbana -como la han bautizado- cuenta con un mecanismo manual que permite subir y bajar al cliente, así como la facilidad para que se siente en el lugar que más le acomode.

La Grúa Urbana no es invasiva, a diferencia de las rampas, y su armado es sencillo. “Lo que buscamos es que ese gran volumen de personas con discapacidad pueda transportarse fácilmente, generando acciones de inclusión.

Gonzalo finaliza asegurando que “tenemos que ayudar a que, con el uso de la tecnología, logremos reintegrar a las personas con discapacidad motriz a las actividades cotidianas como el trabajo, la vida social, que disfruten de la cultura y de actividades de esparcimiento. Lograr esto nos parecería un importante paso para conseguir la accesibilidad universal e inclusión de las personas con discapacidad”.

Actualmente Accesos Sin Límite (así como las otras cinco start-ups de este proyecto) se encuentra en un periodo de revisión de resultados por parte de CTS EMBARQ México con el objetivo de analizar sus avances y observar su crecimiento para encontrar las mejores áreas de oportunidad.