Serie Movilidad Disruptiva | Emprender para mejorar la calidad de vida

Bussi ayuda a mejorar la calidad de vida reduciendo el número de autos con viajes unipersonales. (Foto: especial)

Los grandes problemas de las ciudades no se pueden resolver desde una sola visión. Por esto, CTS EMBARQ México ha impulsado el desarrollo de nuevas ideas que ayuden a mejorar la forma en la que nos movemos en las ciudades. Después de un intenso proceso de incubación, CTS EMBARQ México y NUMA presentan a la primera generación de seis emprendedores que, con sus ideas y el apoyo de ambas organizaciones, serán un importante eslabón en la construcción de ciudades en 3C (mejor conectadas, más coordinadas y más compactas). En una serie de seis textos te presentaremos estas historias de innovación y emprendimiento.

La Ciudad de México, junto con Beijing, China son las ciudades más dolorosas para transportarse en el mundo de acuerdo con este estudio.

Con esto en mente, y al vivir diariamente la congestión vehicular y las deficiencias en el transporte público, tres jóvenes decidieron buscar una solución que ayudara a mejorar la movilidad en la capital mexicana.

Así surgió Bussi, idea que nació en la mente de Ricardo y a la que se sumaron Ramón y Víctor, quienes desde hace año y medio han trabajado para echar a andar esta nueva forma de transportarse. “Nos pareció totalmente lógico, creíble, escalable y realizable”, comenta Víctor Cosío, cofundador de Bussi y responsable del área de Finanzas y Ventas

“A pesar de que hay modelos similares, en la Ciudad de México es un transporte que, hoy por hoy, no existe; que está entre el transporte colectivo y el transporte privado, ya que mueve a bastantes personas al tiempo que ofrece los beneficios de un transporte privado”, agrega Víctor.

Pero, ¿qué es Bussi?, es un servicio de transporte que ocupa la tecnología para ofrecer experiencias seguras, eficientes y confiables a sus usuarios; enfocado en viajes casa-trabajo, han logrado mejorar la calidad de vida de los empleados de algunos grandes corporativos al permitirles llegar a su trabajo sin sufrir la odisea diaria de manejar entre enormes embotellamientos por la ciudad.

“Muchos corporativos ofrecen un automóvil a sus empleados (como prestación) pero encuentran un área de oportunidad (en Bussi) porque los estacionamientos están saturados y a los empleados les regresas un poco de calidad de vida porque son personas que prefieren usar Bussi para no manejar y ocupar esas dos horas de traslado para dormir; son personas que se levantan a las cinco o seis de la mañana, entonces les estamos regresando un poco de calidad de vida”, afirma Cosío.

Además, actualmente en México hay sectores empresariales que, por ley, deben disminuir sus emisiones de dióxido de carbono, “entonces el tener una opción que les permita reducir sus emisiones les parece muy atractivo”, profundiza Víctor.

Mejorar la calidad de vida

“Nuestro objetivo es cambiar la forma en la que las personas se mueven –comenta Víctor–, que sea un referente de plataformas de commute que puedan mejorar la calidad de vida, del aire y de otros aspectos”.

Actualmente tienen una plantilla de nueve trabajadores y cuentan con alrededor de 20 camionetas que se utilizan de acuerdo con la demanda. Además de contar con algunas rutas empresariales y dos rutas que funcionan bajo demanda, es decir, que generan rutas dinámicas que recorren algunas zonas de la ciudad, sobre todo para recoger gente que vive en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México y trabaja en zonas como Santa Fe y Polanco.

“Es un tema (la movilidad) que siempre me llamó la atención y más porque vivimos en esta ciudad donde sufres directa o indirectamente el tráfico, siempre tienes ese ‘dolor’ de que si vas en coche te tardas años y el transporte público es incómodo”, afirma.

Y agrega que “siempre estás esperando que el gobierno u otras instituciones arreglen el problema, pero te das cuenta que es tan grande que se ven superados, entonces al final del día la gente tiene que empezar a generar cambios y sumar tanto con organizaciones no gubernamentales como de gobierno e iniciativa privada para hacer un cambio que valga la pena”.

Víctor nos confiesa que muchas de sus usuarias les han agradecido ya que no les gustaba manejar pero tampoco se sentían seguras en el transporte público, por lo que la opción de Bussi reúne la eficiencia y seguridad del auto particular con lo económico del transporte colectivo. “Cuando les das un transporte en el que se sienten cómodas y seguras lo toman; les ofrecemos ciertas comodidades como saber quién es su chofer, la opción de rastreo, la conexión a internet dentro del vehículo, el tener siempre un lugar asegurado, entre otros features que estamos desarrollando”.

Incubación y aceleración

Víctor confiesa que ya habían tenido acercamiento con NUMA, ya que esta incubadora de negocios, tenía experiencia previa con empresas de movilidad, sin embargo, cuando salió la convocatoria del Batch de movilidad creada entre NUMA y CTS EMBARQ México decidieron que era el momento de entrar. Durante los 100 días de incubación intensiva, Víctor asegura que NUMA les ayudó a ponerse metas más ambiciosas, además de guiarlos y contactarlos con otras empresas. “En el caso de EMBARQ, fue un acercamiento más consciente al tema de movilidad, en el aspecto de qué es lo que podemos hacer enfocándonos en la ciudad, cómo podemos abordarlo en temas de mejoramiento ambiental, de reducción de emisiones, de sacar más automóviles de las calles, además de acercarnos con empresas y la parte de gobierno y otras instituciones que nos van conociendo y avalando. El hecho de trabajar de la mano con EMBARQ y que veas que puedes hacer más por tu ciudad te abre muchas puertas”, afirma Víctor.

Después de este periodo de incubación, Cosío asegura que Bussi “está en un momento cúspide” porque son la primera plataforma de vanpooling y, aunque sabe que existen proyectos similares que pronto saldrán al mercado, ellos se ven como un referente para los que serían su competencia comercial; “esta ciudad es tan grande y hay tanto por hacer en el tema de movilidad, que mientras más actores se sumen, adelante”.

Visión a futuro

El cofundador de Bussi tiene claro el camino a seguir; en máximo tres años planea expandir la plataforma a las ciudades más importantes de México y, a largo plazo, el objetivo está en otras ciudades latinoamericanas donde han descubierto que existen problemas de movilidad similares como las grandes ciudades de Argentina, Brasil y Colombia por mencionar algunas.

Bajo la premisa de disminuir el uso del automóvil particular, Víctor también confía en la coexistencia con otros proyectos de tecnología aplicada a la movilidad que provoque un cambio de paradigma en las ciudades donde las personas ya no necesiten un auto propio, “que tengas una canasta de opciones de movilidad en la que no seas el dueño del vehículo pero no pierdas esa libertad”, concluye Víctor.

Actualmente los seis proyectos están siendo medidos y se están analizando sus resultados para conocer las áreas de oportunidad.

En la entrevista anterior conocimos a EnRuta, plataforma de mensajería colaborativa; conócelos aquí.