"La ciudad es como un concierto": Carmenza Saldías

Carmenza Saldías durante su conferencia en el Foro de Movilidad Inteligente en Querétaro. (Foto: Ari Santillán | CTS EMBARQ México)

“(La ciudad) es como un concierto: el director de la orquesta es importante, pero sin los músicos no es nada, por eso el respeto del director a sus músicos; pero en realidad lo que nos une en el concierto no es el director, ni los músicos; ¡es la música!”, aseguró Carmenza Saldías Barreneche experta en planificación y administración del desarrollo regional, durante el Foro de Movilidad Inteligente realizado entre el 11 y 12 de mayo en la ciudad de Querétaro –en el centro de México–.

Con esta declaración, Saldías explicó que las ciudades debe “ser una orquesta en la que cada uno de nosotros sabe qué nota (musical) tiene que tocar y cuál es su valor para la ciudad”.

Originaria de Colombia, la experta profundizó en el significado de ciudad: “al final, lo que hace a la ciudad es que nosotros estamos conectados como ciudadanos. Todo lo demás son modos y medios. Lo que hace ciudad es una conexión intangible entre seres humanos que se comprometen a vivir en común. Si no entendemos eso, la ciudad se vuelve insufrible”.

“Cuando todos somos ciudadanos, la sociedad de privilegios se acaba”, agregó.

El jardín de las delicias

Esta famosa obra del pintor neerlandés Hieronymus Bosch, mejor conocido como El Bosco, fue una de las primeras imágenes utilizadas por Carmenza Saldías para ilustrar una de las frases escritas por Italo Calvino en su libro “Las ciudades invisibles”, en la que cubano aseguraba que “el cielo y el infierno no es algo que será, es algo que ya está aquí. Es la ciudad”. Con esta relación, Saldías comparó la pintura del siglo XVI con las ciudades latinoamericanas: “la ciudad depende de cómo la vivimos, puede ser el paraíso pero también puede ser el infierno, si las distintas cosas que se viven en la ciudad no se resuelven de manera adecuada. Lo vivimos en las ciudades latinoamericanas donde podemos pasar del cielo al infierno cruzando una calle”.


Imagen del cuadro El jardín de las delicias de El Bosco.

Profundizando sobre el concepto de ciudad, Saldías se remontó hasta la definición dada por Aristóteles, quien decía que “una ciudad está compuesta de diferentes clases de personas” para afirmar que “gente similar no puede dar origen a una ciudad. Por eso los asuntos de la ciudad no se pueden resolver por razones de afinidad política; ¡las ciudades tienen 18 mil años, los partidos políticos aparecieron ayer! ¡La ciudad no es un campo de batalla de partidos políticos!”.

Para Carmenza, una ciudad sólo puede ser tal si cada individuo tiene la posibilidad de hablar con desconocidos, pese a sus diferencias únicas; por lo que las ciudades deben ser lugares en los que las personas puedan convivir aunque no estén de acuerdo en todo.

Mirar a los ojos

“Las conexiones esenciales son las intangibles (…) las personas conectan con personas”, defiende Saldías. “Relaciones, eso es la sociedad”, agrega.

Carmenza criticó la importancia que dan las autoridades a la infraestructura cuando es sólo uno de los factores que hacen ciudad y ciudadanía.

“¡Ninguna máquina va a conectar la esencia humana por más grande que sea!, nos pueden hacer los cohetes que nos conectan con Marte, si no puedo mirar a los ojos desde la dirigencia de mis ciudadanos y responder con seriedad, estoy muerto; si entre ciudadanos no nos podemos mirar y creer en que tú pagas impuestos y yo también y por eso merecemos la misma sociedad, estamos muertos”, espetó a los asistentes.

No te pierdas la conferencia completa aquí (audio).