Acciones para cuidar nuestro planeta

Foto: Jonathan Talbot/World Resources Institute

Hoy el mundo celebra el Día Internacional de la Madre Tierra. En su edición 46, los árboles son el tema principal por su contribución en la absorción de CO2 de la atmósfera.

Pero los árboles no sólo nos ayudan a reducir la cantidad de CO2, también absorben óxidos de nitrógeno, amoniaco, dióxido de azufre y ozono. En otras palabras, cada árbol nos ayuda a respirar un aire más limpio. Además –dependiendo del suelo, de la región y otros componentes–, los árboles ayudan en la conservación de todas las especies sobre la faz de la tierra, incluida la humana.

Sin embargo, debido a la gran cantidad de emisiones que producimos actualmente, los árboles no pueden hacer todo el trabajo que implica reducir los gases de efecto invernadero (GEI), incluidas sus nefastas consecuencias.

Por ejemplo, para captar el CO2 producido por un auto particular que recorra 42 mil kilómetros en un año, sería necesario plantar media hectárea de árboles maduros en el mismo periodo de tiempo. Precisamente por esto son necesarias las medidas de mitigación que ayuden a acelerar el proceso de mitigación de los GEI.

Energía y transporte, sectores altamente contaminantes

En CTS EMBARQ México, el equipo de Economía, Medio Ambiente y Cambio Climático (EMACC) ha puesto especial énfasis en los sectores energético y de transporte, debido a que son los que más contribuyen en la emisión de estos gases; buscando la mejor forma para que México emprenda su transición hacia la sustentabilidad y la lucha contra el cambio climático.

Dentro del sector energético, los edificios son responsables de 40% del consumo de energía y representan, aproximadamente, el 33.3% de las emisiones de GEI globales. Debido a la tasa de crecimiento poblacional y al tiempo de vida de los inmuebles (entre 30 y 50 años) es imprescindible actuar sobre ellos, considerando que el 60% de los edificios que existirán en el 2030 todavía no han sido construidos.

Las ciudades del futuro

Los edificios son soluciones para las ciudades del futuro. Los que son productivos y posean una gestión activa, pueden integrar y mejorar múltiples sistemas (energía, agua, residuos y transporte) para entregar, de manera sostenible, los servicios urbanos.

Por ello, los esfuerzos se han enfocado en duplicar el número de ciudades asociadas al Acelerador de Eficiencia Energética en Edificaciones (BEA, por sus siglas en inglés). Este proyecto se deriva de una propuesta de SE4ALL (proyecto de energía sustentable para todos de la ONU).

Entre otros puntos, este proyecto propone la implementación del Código de Conservación de la Energía para las Edificaciones de México; expone los beneficios de adoptar y realizar las medidas necesarias para la sustentabilidad, además de mostrar las repercusiones locales, regionales y globales de dichas decisiones.

Así como la población necesitará espacios sustentables para habitar, también requerirá medios para trasladarse de manera rápida, segura y confortable, pero también de manera limpia. Esto vuelve imperante la adopción de tecnologías de bajo carbono para el transporte como autobuses híbridos y eléctricos, estándares de eficiencia de combustible y Sistemas Integrados de Transporte público (SIT).

Acciones concretas

Actualmente ya se pueden ver los primeros resultados como el lanzamiento del Código de Conservación de Energía para las Edificaciones de México (IECC-México) que integra las normas mexicanas que deben cumplir las construcciones para ser sustentables.

Sobre el sector transporte, se trabaja en un proyecto para la implementación de tecnologías de bajo carbono para el transporte en Latinoamérica y el Caribe que consiste en crear hojas de ruta que finalicen con la adopción de estas tecnologías, en colaboración con distintos gobiernos nacionales. Este proyecto planea contribuir en la reducción de las emisiones de GEI en mil 590 tCO2e en la región.

Ante los compromisos adquiridos por México sobre cuidado del medio ambiente, CTS EMBARQ México –a través de la iniciativa Open Climate Network (OCN) y con la colaboración de WRI, el Centro Mario Molina y Energy Innovation LLC– desarrollará un simulador de políticas energéticas y climáticas que permita realizar una hoja de ruta con ambiciosas metas de reducción de GEI a través del análisis y modelado que permitan identificas las opciones de política que permitan implementar la “Contribución Prevista y Determinada a Nivel Nacional (INDC) de México.