Día Mundial de la Bicicleta | El boom del ciclismo en las ciudades mexicanas

Ciudad de México (foto: EMBARQ/Flickr)

El mundo celebra hoy el Día Mundial de la Bicicleta, medio de transporte con más de 150 años de existencia. En México, el siglo XXI llegó acompañado de un nuevo boom del ciclismo urbano que, poco a poco, ha transformado las ciudades con ciclovías, sistemas de bicicleta pública y un crecimiento de usuarios constante.

El 15 de febrero de 2010, la Ciudad de México inauguró el primer Sistema de Bicicleta Pública bajo el mote de Ecobici con 85 estaciones y mil 114 bicicletas.

Más de cuatro años después llegó MiBici Pública, el SBP de Guadalajara, Jalisco con 86 estaciones y 860 bicicletas. Y apenas en noviembre del año pasado nació Huizi en Toluca, Estado de México con 26 estaciones y 300 bicicletas.

Los primeros 90 días

A tres meses de sus respectivos lanzamientos, cada sistema arrojó distintos datos de uso; por ejemplo, mientras la Ciudad de México había logrado registrar más de 5 mil usuarios y Guadalajara casi 3 mil; en Toluca sólo se lograron 546 registros para utilizar Huizi.

También durante estos primeros 90 días, Ecobici acumuló un total de 94 mil 780 viajes; MiBici, 89 mil 116 y Huizi 11 mil 693.

Cada ciudad tiene contextos muy distintos; por ejemplo, en la penetración en el uso de tarjetas bancarias por la población (en Toluca no alcanza el 20%), la topografía, el clima, la densidad, entre otros.

Actualmente Ecobici cuenta con alrededor de 207 mil 500 usuarios registrados que, en total, han realizado 32 millones 140 mil viajes. Además, ha crecido en 400% al contar, actualmente, con 444 estaciones y más de 6 mil bicis.

El caso de Guadalajara muestra el alentador panorama, ya que, hasta septiembre del año pasado, contaban con mil 160 bicicletas que generaron más de 323 mil viajes.

Huizi, al ser el SBP más nuevo, con sólo cinco meses de operación, no ha aumentado su infraestructura aunque sí ha detonado la construcción de ciclovías y carriles confinados o de uso prioritario en la zona de influencia de este sistema.

Más gente en bici

Simplemente entre Guadalajara y la Ciudad de México se realizan más de 645 mil viajes diarios en este modo de transporte en conjunto, lo que significa que, de acuerdo con el Estudio de la Reducción de Emisiones y los Cobeneficios Generados por la Implementación del Programa Ecobici, realizado en mayo de 2013 por CTS EMBARQ México y la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema), hasta 2012 el SBP de la Ciudad de México evitó la emisión de más de 230 toneladas de CO2 equivalente.

Sin embargo, la infraestructura ciclista –si bien, en constante crecimiento– aún es insuficiente, además de no estar conectada y tener deficiencias en cuanto a señalización, confinamientos, ubicación y otros factores. Mientras Toluca está comenzando a redistribuir su espacio público para dar seguridad a los ciclistas, Guadalajara cuenta con cerca de 20 km de infraestructura ciclista y la Ciudad de México está por superar los 130 km entre ciclovías y carriles compartidos (confinados y no).

Sin embargo, uno de los mayores problemas para aumentar la cantidad de gente que decide ocupar la bicicleta como modo de transporte es la inseguridad que ofrecen las ciudades ante el riesgo latente de sufrir un hecho de tránsito donde el ciclista siempre tendrá las de perder, pues es un usuario vulnerable.

El reto

Los datos ofrecen un panorama donde la oferta brindada y la demanda solicitada van de la mano; sin embargo, aún falta un largo trayecto para que la población se sienta segura transportándose en bicicleta.

Esto, aunque también pasa por la solvencia económica para desarrollar más infraestructura ciclista, es un asunto de voluntad política y social. Es común escuchar el mensaje de “entre más ciclistas, las ciudades serán más seguras”, debido a que, entre más se familiarizan todos los usuarios con el aumento de ciclistas en las calles, tienden a ser más cuidadosos y a convivir de mejores maneras en el espacio vial.

Así que, pese a la infraestructura existente y los planes de crecimiento de sistemas de bicicleta pública e infraestructura, es necesario que las autoridades tomen en cuenta la conectividad entre las distintas vías ciclistas ya existentes para ofrecer seguridad a los usuarios que utilizan o utilizarían la bicicleta como un modo de transporte para viajes completos.

Asimismo, es importante recalcar la importancia de contar con señalización clara y entendible para cualquier persona, ya que, de acuerdo con Sonia Aguilar, coordinadora de Seguridad Vial en CTS EMBARQ México, este es un factor primordial al momento de evitar incidentes.

Uno de los más grandes retos está en ofrecer trayectos seguros en bicicleta como un incentivo que lleve a las personas a querer moverse en bicicleta por la ciudad. Los avances allí están y son impresionantes. Nos falta, entonces, responder al reto de seguridad vial que el contexto nos ofrece.