Serie Óptimo | La importancia de la felicidad

Llegar a trabajar en bicicleta o en transporte público era, hasta hace unos años, algo mal visto, una acción que demostraba el “poco éxito” que tenían las personas como trabajadores incapaces de adquirir un vehículo propio.

Sin embargo, poco a poco, las empresas se empiezan a dar cuenta de las ventajas de invertir en movilidad empresarial sustentable. Como el caso de Segunda Mano –empresa que ofrece una plataforma digital para que sus usuarios compren y vendan una diversidad de productos–, quienes son parte de la Red Óptimo.

Esta compañía, enclavada entre dos congestionadas avenidas del poniente de la Ciudad de México –Palmas y Periférico– ha decidido tomar en cuenta la calidad de vida de sus empleados bajo la lógica de: “a mayor calidad de vida, mayor productividad”.

Así, al Gerente de Recursos Humanos que existe en cualquier empresa, en Segunda Mano se le conoce como Happiness Manager –o Gerente de Felicidad–, cargo en manos de Enrique Rentería,  quien asegura que “es una posición de Recursos Humanos bastante tradicional”, pero con “el enfoque de la empresa sobre cómo hacer productiva a la gente a través de darles felicidad, de asegurarse que están contentos en su lugar de trabajo y que se sienten retados intelectualmente”.

¿Por qué encargarse de la felicidad de los trabajadores?

“Tenemos una población muy joven, estamos buscando y compitiendo por talento y cuando haces esto buscas todas las maneras posibles para atraerlo. Evidentemente hablamos de planes de desarrollo, planes de carrera con el respaldo de la empresa madre que es Schibsted Classified Media en Noruega”, presume Rentería.

Y agrega que al tratar de temas más prácticos, se buscan las compensaciones y beneficios;

“y muchos de estos beneficios tienen que ver con la manera en la que te trasladas y llegas todos los días a la oficina”.

La movilidad como pilar rumbo a la felicidad

De acuerdo con Enrique, el hecho de ser una empresa en el sector de Tecnologías de la Información, hace que su plantilla esté conformada por gente muy joven que les solicita la posibilidad de mezclar su vida personal y el trabajo atendiendo sus necesidades personales al tiempo que continúan con su crecimiento profesional, “y si inviertes dos o tres horas diarias en un auto, esto por sí solo, ya te está truncando”.

“Las empresas tendremos que buscar maneras de solucionar, al menos en algunos aspectos, el tema de la movilidad para seguir siendo atractivas”.

“Hace un año, más o menos, empezamos a pagarle a la gente el contrato anual de Ecobici (Sistema de Bicicleta Pública de la Ciudad de México) y la realidad es que empezó con una demanda baja –poco más del 10%–, conforme hemos crecido, más gente se ha sumado a esta iniciativa”, comenta.

Sin embargo, Enrique sabe que la Ecobici no solucionará la movilidad de todos, sobre todo por las zonas en las que viven algunos de sus colaboradores.

También ofrecen pagar la mensualidad del gimnasio para los colaboradores que gusten de hacer ejercicio, sin embargo, Enrique sabe que estos beneficios no son equitativos, ya que hay gente que no gusta de ir al gimnasio por lo que pierde esas ventajas.

Red Óptimo

“Iniciamos una consultoría con la Red Óptimo para que nos hicieran el análisis para entender cuáles son las problemáticas a las que nos enfrentamos y empezar, a partir de ahí, a diseñar soluciones. Empezamos con un mapa para identificar dónde viven todos nuestros empleados, incluso por equipo; ahora entendemos cómo está distribuida la gente y hoy nos están proponiendo más alternativas, nos están acercando con proveedores como Carrot y Econduce; hoy tuvimos una reunión con Bussi (plataforma de camionetas compartidas), entonces creo que haciendo una mezcla de estas soluciones podemos llegar a algo mucho más adaptado a las personas”, afirma.

Después de esta primera fase, Enrique comenta que ya están diseñando algunos paquetes para que los beneficios sean equitativos. “Queremos ampliar un poco el alcance y decirle a la gente que el dinero que se ofrece para el gimnasio también se puede utilizar para movilidad o para bienestar, tú escoges”. También planean comenzar con un esquema para lograr que un porcentaje de empleados puedan trabajar desde casa.

El diagnóstico realizado por CTS EMBARQ México mostró, por ejemplo, que cada trabajador de Segunda Mano ocupa dos horas y 37 minutos en traslados pese a los horarios flexibles que, de acuerdo con Enrique, servirán cuando se modifiquen estos hábitos. También este diagnóstico fue el que les hizo acercarse con Bussi para crear una prueba piloto con dos rutas para conocer la reacción de los colaboradores, quienes podrían ahorrar una cantidad significativa de dinero utilizando esta plataforma “Normalmente gastas 2 mil 500 pesos al mes en transporte, pero con Bussi te voy a subsidiar una parte y vas a pagar sólo mil 700 pesos; además, vas a venir en un transporte exclusivo para ti, con Wi-Fi”. Enrique asegura que su objetivo es no generar más tráfico en la zona –de por sí complicada–.

¿Cómo nadar contra corriente?

Enrique cuenta que los directivos –muchos de ellos europeos– están acostumbrados a usar modos de transporte sostenible por lo que no encontró gran rechazo ante las ideas para mejorar la movilidad en Segunda Mano. Además, asegura que “la manera más práctica de abordar este tipo de proyectos es haciendo pilotos” para que tanto colaboradores como directores le pierdan el miedo al tiempo que se pueden corregir detalles de operación para lograr la máxima eficiencia.

Enrique invita a otros gerentes de Recursos Humanos a perder el miedo al cambio e innovar, “no es necesario implementar soluciones para todo el corporativo –sobre todo si es uno grande–“, ya que los programas piloto pueden ser una excelente forma de mejorar, rectificar y adaptar las soluciones de movilidad.

Para conocer más sobre la Red Óptimo y cómo funciona, entra aquí.